Causas de la Gran Depresión - Historia

Causas de la Gran Depresión - Historia

por Marc Schulman

La década de 1920 fue un período de rápido crecimiento económico. No todos los estadounidenses compartieron por igual ese crecimiento económico. En 1929, los inventarios de las fábricas estaban aumentando. A pesar del aumento del inventario (cuando el inventario crece significa que los productos no se están vendiendo) y los signos de una desaceleración económica, los precios de las acciones continuaron subiendo. El aumento de las acciones fue impulsado por el crédito fácil que permitió a las personas comprar acciones con margen. Con crédito fácil, la gente podría comprar acciones poniendo solo el 10% del costo en efectivo.


El mercado de valores continuó su avance. El promedio industrial Dow Jones alcanzó un pico de 381. Durante el mes siguiente, el mercado se movió de lado, hasta el miércoles 23 de octubre de 1929, cuando llegó una avalancha de órdenes de venta. Los mercados perdieron $ 4 mil millones ese día. Al día siguiente, los mercados continuaron su espiral descendente. El viernes, los principales banqueros del momento se reunieron y trataron de impulsar el mercado. Eso se mantuvo por un día. El siguiente lunes y martes conocido como Black Monday y Black Tuesday, el mercado perdió casi el 13% y el 12% de su valor en cada uno de los días. Un mínimo inicial ocurrió el 13 de noviembre cuando el Dow Jones Industrial Average cerró en 198. Después de esta caída, los mercados se recuperaron durante unos meses. Luego comenzó una caída constante que terminó en 1932 con el Dow Jones en 41.22, una caída del 80% desde su máximo.

La opinión predominante en el Partido Republicano en ese momento era que el gobierno no debería involucrarse en el mundo de los negocios. El presidente Hoover, sin embargo, no suscribió esa opinión, sino que se involucró activamente en la economía. Convocó a los líderes de la industria y los convenció de aumentar su inversión y no de bajar los salarios. También influyó en la Reserva Federal para aumentar los préstamos. Finalmente solicitó al Congreso $ 140 millones para proyectos de infraestructura federal.

La caída del mercado de valores es el momento que consideramos como el comienzo de la Gran Depresión, sin embargo, por sí solo no causó la depresión. Fue el fracaso del sistema bancario lo que más daño causó. En ese momento, había miles de bancos en Estados Unidos. A lo largo de la década de 1920, en promedio 500 bancos quebraron al año. En el año que siguió a la caída de las acciones, muchos bancos débiles quebraron. Las corridas bancarias ocurrieron con más frecuencia. El problema con los bancos estadounidenses alcanzó un nuevo nivel cuando el Banco de Estados Unidos se vio obligado a cerrar sus puertas. La Reserva Federal intentó salvar al banco pero fracasó y esta quiebra combinada con el tamaño del banco (tenía $ 280 millones en depósitos) eliminó cualquier confianza restante en el sistema bancario estadounidense. Seiscientos bancos quebraron en los últimos 60 días de la década de 1930.

Los contratiempos finales para la economía estadounidense comenzaron con el aumento de los aranceles en virtud de la Ley Hawley Smoot. A esto le siguió una serie de decisiones de las naciones para salir del patrón oro. La decisión de Gran Bretaña de abandonar el patrón oro fue el golpe final para el comercio internacional, que se desplomó de 36 mil millones en 1928 a 16 mil millones en 1931. También marcó el golpe final para los bancos estadounidenses, 2294 bancos quebraron en 1931. En Un golpe definitivo a la economía El presidente Hoover propuso un aumento de los impuestos sobre la renta. A principios de 1930, diez millones de personas que representaban el 20% de la población activa estaban sin trabajo. La opinión predominante en el Partido Republicano en ese momento era que el gobierno no debería involucrarse en el mundo de los negocios. El presidente Hoover, sin embargo, no suscribió ese punto de vista, sino que se involucró activamente en la economía. Hoover también influyó en la Reserva Federal para aumentar los préstamos. Finalmente, solicitó al Congreso $ 140 millones para proyectos de infraestructura federal.

La caída del mercado de valores es el momento que consideramos el comienzo de la Gran Depresión; sin embargo, por sí solo no causó la depresión. La Reserva Federal intentó salvar al banco pero fracasó, y esta quiebra combinada con el tamaño del banco (tenía $ 280 millones en depósitos) eliminó cualquier confianza restante en el sistema bancario estadounidense. Seiscientos bancos quebraron en los últimos 60 días de 1930.

Los contratiempos finales para la economía estadounidense comenzaron con el aumento de los aranceles en virtud de la Ley Hawley Smoot. La decisión de Gran Bretaña de abandonar el patrón oro fue el golpe final para el comercio internacional, que se desplomó de 36 mil millones en 1928 a 16 mil millones en 1931. En un golpe final a la economía, el presidente Hoover propuso un aumento en los impuestos sobre la renta. A principios de 1930, diez millones de personas que representaban el 20% de la población activa estaban desempleadas.


La afluencia de cortisol provocada por la depresión también hace que la amígdala se agrande. Esta es una parte del cerebro asociada con las respuestas emocionales. Cuando se vuelve más grande y más activo, causa alteraciones del sueño, cambios en los niveles de actividad y cambios en otras hormonas. Inflamación cerebral.

Los niveles elevados de azúcar en sangre pueden afectar el pensamiento y la memoria. Los niveles altos de azúcar en sangre pueden contribuir al deterioro mental en personas con enfermedades cardiovasculares. Años de diabetes mal controlada tienen consecuencias devastadoras para el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y los ojos.


Caída del mercado de valores de 1929

Recordado hoy como "Martes Negro", el colapso de la bolsa de valores del 29 de octubre de 1929 no fue la única causa de la Gran Depresión ni el primer colapso de ese mes, pero generalmente se recuerda como el marcador más obvio del comienzo de la Depresión. El mercado, que había alcanzado máximos históricos ese mismo verano, había comenzado a declinar en septiembre.

El jueves 24 de octubre, el mercado se desplomó al sonar la campana de apertura, causando pánico. Aunque los inversores lograron detener la caída, solo cinco días después, el "Martes Negro", el mercado se desplomó, perdiendo el 12% de su valor y acabando con 14.000 millones de dólares en inversiones. Dos meses después, los accionistas habían perdido más de $ 40 mil millones de dólares. Aunque el mercado de valores recuperó algunas de sus pérdidas a fines de 1930, la economía quedó devastada. Estados Unidos realmente entró en lo que se llama la Gran Depresión.


Tiempo y severidad

La Gran Depresión comenzó en los Estados Unidos como una recesión ordinaria en el verano de 1929. Sin embargo, la recesión empeoró notablemente a fines de 1929 y continuó hasta principios de 1933. La producción real y los precios cayeron vertiginosamente. Entre el pico y el punto más bajo de la recesión, la producción industrial en los Estados Unidos disminuyó un 47 por ciento y el producto interno bruto (PIB) real cayó un 30 por ciento. El índice de precios al por mayor disminuyó un 33 por ciento (tales descensos en el nivel de precios se denominan deflación). Aunque existe cierto debate sobre la confiabilidad de las estadísticas, existe un consenso generalizado de que la tasa de desempleo excedió el 20 por ciento en su punto más alto. La gravedad de la Gran Depresión en los Estados Unidos se vuelve especialmente clara cuando se compara con la siguiente peor recesión de Estados Unidos, la Gran Recesión de 2007-2009, durante la cual el PIB real del país disminuyó solo un 4,3 por ciento y la tasa de desempleo alcanzó un máximo de menos de 10 por ciento.

La Depresión afectó prácticamente a todos los países del mundo. Sin embargo, las fechas y la magnitud de la recesión variaron sustancialmente de un país a otro. Gran Bretaña luchó contra el bajo crecimiento y la recesión durante la mayor parte de la segunda mitad de la década de 1920. Sin embargo, el país no cayó en una depresión severa hasta principios de 1930, y su declive de pico a mínimo en la producción industrial fue aproximadamente un tercio del de Estados Unidos. Francia también experimentó una recesión relativamente breve a principios de la década de 1930. La recuperación francesa en 1932 y 1933, sin embargo, duró poco. La producción industrial francesa y los precios cayeron sustancialmente entre 1933 y 1936. La economía de Alemania entró en una recesión a principios de 1928 y luego se estabilizó antes de volver a bajar en el tercer trimestre de 1929. La caída de la producción industrial alemana fue aproximadamente igual a la de los Estados Unidos. Estados. Varios países de América Latina cayeron en una depresión a fines de 1928 y principios de 1929, un poco antes de la caída de la producción en Estados Unidos. Mientras que algunos países menos desarrollados experimentaron depresiones severas, otros, como Argentina y Brasil, experimentaron caídas comparativamente leves. Japón también experimentó una depresión leve, que comenzó relativamente tarde y terminó relativamente temprano.

La deflación general de precios evidente en Estados Unidos también estuvo presente en otros países. Prácticamente todos los países industrializados sufrieron caídas en los precios al por mayor del 30 por ciento o más entre 1929 y 1933. Debido a la mayor flexibilidad de la estructura de precios japonesa, la deflación en Japón fue inusualmente rápida en 1930 y 1931. Esta rápida deflación puede haber ayudado a mantener la disminución de la producción japonesa relativamente leve. Los precios de los productos primarios comercializados en los mercados mundiales disminuyeron aún más drásticamente durante este período. Por ejemplo, los precios del café, el algodón, la seda y el caucho se redujeron aproximadamente a la mitad entre septiembre de 1929 y diciembre de 1930. Como resultado, los términos de intercambio disminuyeron vertiginosamente para los productores de productos básicos.

La recuperación de Estados Unidos comenzó en la primavera de 1933. La producción creció rápidamente a mediados de la década de 1930: el PIB real aumentó a una tasa promedio del 9 por ciento anual entre 1933 y 1937. Sin embargo, la producción había caído tan profundamente en los primeros años de la década de 1930 , que se mantuvo sustancialmente por debajo de su trayectoria de tendencia a largo plazo durante este período. En 1937-1938, Estados Unidos sufrió otra grave recesión, pero después de mediados de 1938 la economía estadounidense creció incluso más rápidamente que a mediados de la década de 1930. La producción del país finalmente volvió a su trayectoria de tendencia a largo plazo en 1942.

La recuperación en el resto del mundo varió enormemente. La economía británica dejó de declinar poco después de que Gran Bretaña abandonara el patrón oro en septiembre de 1931, aunque la recuperación genuina no comenzó hasta fines de 1932. Las economías de varios países latinoamericanos comenzaron a fortalecerse a fines de 1931 y principios de 1932. Alemania y Japón comenzó a recuperarse en el otoño de 1932. Canadá y muchos países europeos más pequeños comenzaron a revivir aproximadamente al mismo tiempo que Estados Unidos, a principios de 1933. Por otro lado, Francia, que experimentó una depresión severa más tarde que la mayoría de los países, no entró con firmeza en la fase de recuperación hasta 1938.


3. El New Deal: Intervencionismo de FDR

Poco después de que Herbert Hoover asumiera la presidencia en 1929, la economía comenzó a declinar, y entre 1930 y 1933 la contracción asumió proporciones catastróficas nunca antes o desde entonces en los Estados Unidos. Disgustados por la incapacidad de Hoover para detener el colapso, en 1932 los votantes eligieron a Franklin Delano Roosevelt, junto con un Congreso fuertemente demócrata, y pusieron en marcha la reestructuración radical del papel del gobierno en la economía conocida como New Deal.

Roosevelt no se dejó intimidar por el fracaso de los programas Hoover para lograr su objetivo. En la medida en que los consideraron desde ese punto de vista, los New Dealers pensaron que el esfuerzo de Hoover era demasiado tímido y demasiado fragmentado. En cualquier caso, estaban mucho más convencidos de los poderes curativos de la inflación monetaria que Hoover.

Se suponía que el más destacado de los programas del New Deal se ocuparía de los problemas económicos derivados de la Gran Depresión. La mayoría de ellos se presentaron como remedios para afecciones relacionadas con la depresión, muchos de ellos en una atmósfera de emergencia. Pero en lugar de curar la depresión, la sumergieron a nuevas profundidades.

Planificación central del New Deal: NRA y AAA

Uno de los grandes atributos del sistema de mercado de la propiedad privada es su capacidad inherente para superar casi cualquier obstáculo. Mediante el reajuste de precios y costos, la eficiencia administrativa y la productividad laboral, nuevos ahorros e inversiones, la economía de mercado tiende a recuperar su equilibrio y reanudar su servicio a los consumidores. Sin duda, se habría recuperado en poco tiempo de las intervenciones de Hoover si no hubiera habido más manipulaciones.

Sin embargo, cuando el presidente Franklin Delano Roosevelt asumió la presidencia, él también luchó contra la economía hasta el final. En lugar de eliminar las barreras de prosperidad erigidas por su predecesor, construyó otras nuevas. Atacó de todas las formas conocidas la integridad del dólar estadounidense a través de esquemas de expansión monetaria. Se apoderó de las tenencias de oro de la gente y posteriormente devaluó el dólar en un 40%.

Con un tercio de los trabajadores industriales desempleados, el presidente Roosevelt se embarcó en una reorganización industrial radical. Convenció al Congreso para que aprobara la Ley Nacional de Recuperación Industrial (NIRA), que estableció la Administración Nacional de Recuperación (NRA).

Roosevelt persuadió al Congreso para que aprobara la Ley Nacional de Recuperación Industrial (NIRA), que estableció la Administración Nacional de Recuperación (NRA).

El propósito declarado de la NRA era lograr que las empresas se regularan a sí mismas, ignorando las leyes antimonopolio y desarrollando códigos justos de precios, salarios, horarios y condiciones de trabajo. El Acuerdo de reempleo del presidente exigía un salario mínimo de 400 por hora (de $ 12 a $ 15 por semana en comunidades más pequeñas), una semana laboral de 35 horas para los trabajadores industriales y 40 horas para los trabajadores de cuello blanco, y la prohibición de todo trabajo juvenil. .

Este fue un intento ingenuo de "aumentar el poder adquisitivo" aumentando las nóminas. Pero, el inmenso aumento en los costos comerciales a través de la reducción de horas y los salarios más altos funcionó naturalmente como una medida contra la reactivación. Después de la aprobación de la ley, el desempleo aumentó a casi 13 millones. El Sur, especialmente, sufrió severamente por las disposiciones del salario mínimo: la ley obligó a 500.000 negros a quedarse sin trabajo.

Estos códigos de la Administración Nacional de Recuperación generalmente se ocupaban de restringir la competencia dentro de una industria, reducir las horas de trabajo y aumentar los precios y los salarios. Por lo general, los empleadores tenían prohibido emplear a niños menores de 16 años. Normalmente se especificaba un salario mínimo en toda la industria y una semana laboral de 40 horas. Además, el Código de Textiles de Algodón, por ejemplo, prohibía a los empleadores utilizar "maquinaria productiva en la industria textil de algodón durante más de dos turnos de 40 horas por semana". Se suponía que la planificación la llevarían a cabo las empresas y los trabajadores actuando en conjunto con el gobierno.

Tampoco eran simplemente las industrias principales las que se regían por códigos, inicialmente se incluía cualquier tipo de empresa.

  • El código 450 regula la industria de alimentos para perros
  • El Código 427 regulaba la industria de fabricación de pelo rizado y la industria de peluquería de caballo.
  • El código 262 regulaba la industria de fabricación de hombreras.

En Nueva York, I. "Izzy" Herk, secretario ejecutivo de Code 348, puso orden en la industria del teatro burlesco insistiendo en que ninguna producción podía presentar más de cuatro tiras.

El presidente Roosevelt también intentó abordar el desastre que había caído sobre la agricultura estadounidense. Atacó el problema mediante la aprobación de la Ley de Inflación y Alivio Agrícola, conocida popularmente como la Primera Ley de Ajuste Agrícola (AAA).

El objetivo era aumentar los ingresos agrícolas cortando la superficie plantada o destruyendo los cultivos en el campo, pagando a los agricultores para que no plantaran nada y organizando acuerdos de comercialización para mejorar la distribución. El programa pronto cubrió no solo el algodón, sino también toda la producción básica de cereales y carne, así como los principales cultivos comerciales. Los enormes costos del programa iban a ser cubiertos por un nuevo "impuesto de procesamiento" aplicado a una industria ya deprimida.

Se esperaba que la AAA hiciera para la agricultura casi lo mismo que haría la NRA para la industria, solo que más. Se consideraba que los agricultores estaban en condiciones mucho peores que los fabricantes y los trabajadores industriales. La primera tarea con ellos, según los planificadores, fue llevar los ingresos agrícolas a una "paridad" (como se llamaba) con los ingresos industriales.

Se esperaba que la AAA hiciera para la agricultura casi lo mismo que haría la NRA para la industria, solo que más.

Se eligieron los años 1909-1914 como base para la mayoría de los productos agrícolas básicos, y el objetivo era elevar los precios agrícolas a un nivel que les diera un ingreso equivalente a la relación entre agricultura e industria que prevalecía en el período base.

El principal dispositivo para lograr esto fue la reducción de la producción de grapas. Tan dramática era la necesidad de reducción, pensó New Dealers, que una parte considerable de la cosecha de algodón de 1933 fue arada y destruida, y muchos cerdos pequeños fueron ejecutados.

A partir de entonces, se indujo a los agricultores a plantar menos gracias a los subsidios del gobierno para aquellos que "cooperaron". Bajo la primera AAA (1933-1936), el dinero para pagar los diversos beneficios pagados a los agricultores provenía de un impuesto a los procesadores. Muchos agricultores habían creído durante mucho tiempo, por supuesto, que los intermediarios obtenían los beneficios de sus esfuerzos. El New Deal le dio a esta falsa noción una base legal al recaudar el impuesto.

Los códigos NRA y los impuestos de procesamiento AAA llegaron en julio y agosto de 1933. Una vez más, la producción económica, que se había disparado brevemente antes de los plazos, se redujo drásticamente. El índice de la Reserva Federal cayó de 100 en julio a 72 en noviembre de 1933.

El impulso de la NRA y AAA fue en la dirección opuesta a lo que se necesitaba. Si las personas tienen necesidades materiales, están desempleadas o subempleadas, la solución para ellas es producir por sí mismas lo que necesitan o producir para la venta en el mercado suficiente de lo que se desea para poder comprar lo que necesitan. Estas cosas requieren más, no menos, producción y cambios en las actividades de producción, no congelarlas en patrones del pasado.

El impulso de la NRA y AAA fue en la dirección opuesta a lo que se necesitaba.

Eso no quiere decir que el gobierno hubiera tenido más éxito en la planificación del aumento de la producción. Algunas cosas ya se estaban produciendo en cantidades mayores de las que podrían producirse de forma rentable para el mercado. Cualquier esfuerzo general para resolver el problema estaba condenado al fracaso, porque el problema era de individuos, familias y otras unidades productoras. Solo ellos pudieron resolverlo.

La Corte Suprema, por decisión unánime, ilegalizó la NRA en 1935 y la AAA en 1936. La Corte sostuvo que el poder legislativo federal había sido delegado inconstitucionalmente y los derechos de los estados violados. Estas dos decisiones eliminaron algunos obstáculos temibles en los que se encontraba la economía.

La NRA en particular fue una pesadilla con reglas y regulaciones en constante cambio por parte de una serie de oficinas gubernamentales. Sobre todo, la anulación de la ley redujo inmediatamente los costos laborales y aumentó la productividad, ya que permitió que los mercados laborales se ajustaran. La muerte de AAA redujo la carga fiscal de la agricultura y detuvo la impactante destrucción de cultivos. El desempleo comenzó a disminuir. En 1935 se redujo a 9,5 millones, o el 18,4% de la población activa, y en 1936 a sólo 7,6 millones, o el 14,5%.

Medidas de inflado y cebado de la bomba

Cuando los planificadores económicos vieron que sus planes salían mal, simplemente prescribieron dosis adicionales de cebado de la bomba federal. En su mensaje presupuestario de enero de 1934, el Sr. Roosevelt prometió gastos de $ 10 mil millones mientras que los ingresos eran de $ 3 mil millones. Sin embargo, la economía no logró reactivar el índice empresarial subió a 86 en mayo de 1934 y luego volvió a bajar a 71 en septiembre. Además, el programa de gastos provocó un pánico en el mercado de bonos que arrojó nuevas dudas sobre el dinero y la banca estadounidenses.

Los New Dealers sostenían en general que la depresión se debía a una escasez de poder adquisitivo o, al menos, a una escasez en manos de quienes lo gastarían. En el sentido más obvio, hay era algún tipo de escasez de poder adquisitivo por parte de aquellos que tenían grandes dificultades para satisfacer sus necesidades más directas.

Es decir, había alimentos, ropa, zapatos y otros bienes disponibles en las tiendas. Sin embargo, muchas personas tuvieron que recurrir a ayudas caritativas para conseguir los medios para vivir. Seguramente, carecían del poder adquisitivo para comprar los bienes.

Ellos no faltaron dinero—El dinero, per se, no es poder adquisitivo. El dinero es un medio de intercambio. Es, entonces, un medio a través del cual se ejerce el poder adquisitivo.

Una escasez de poder adquisitivo no es una escasez de dinero-es una escasez de bienes.

La idea de que inyectar dinero nuevo estimula la economía se deriva de la idea de que dinero en sí mismo es lo que le da a la gente poder adquisitivo. El problema es que el poder adquisitivo es no simplemente dinero es, de hecho, bienes o servicios reales. En definitiva, todos los intercambios son de bienes por bienes. En una economía monetaria, los bienes se intercambian por dinero y luego el dinero se intercambia por otros bienes. Una escasez de poder adquisitivo, entonces, es de hecho una escasez de bienes.

Partiendo de la idea de que el poder adquisitivo es dinero, los New Dealers simplemente imprimieron más dinero con la esperanza de devolver el poder adquisitivo a las masas subempleadas. Pero esta política equivale a un comercio en el que el dinero no se intercambia por bienes, sino por nada en absoluto.

El problema es que comerciar con un escasez de bienes no es un fenómeno de mercado normal en absoluto. Ocurre solo como resultado de una intervención a gran escala en el mercado a través de la expansión del crédito impulsada por la deuda, este proceso se conoce como inflación. La deuda monetizada, o inflación, no se basa en el intercambio de bienes por bienes, sino en el intercambio de bienes por promesa de bienes que aún no existen, pero que se producirán en el futuro. No es otra cosa que un promesa de producción futura.

Inundar la economía con dinero que no se ha intercambiado por bienes reales introduce todo un conjunto de desequilibrios temporales en la economía. Existe un desequilibrio comercial porque los bienes que se intercambiarán por otros bienes aún no se han producido. Hay un desequilibrio de precios porque los precios ya no son proporcionales a la oferta monetaria. Hay un déficit de verdadero poder adquisitivo (es decir, bienes y servicios). A raíz de la expansión del crédito habrá un desequilibrio de la producción, ya que muchos productores se verán inducidos a aumentar su producción, e incluso sus instalaciones para la producción, ya que hay muchos compradores dispuestos con el dinero, al parecer, para pagar sus gastos. mercancías.

Los desequilibrios resultantes de cualquier expansión monetaria, por grande que sea, serán sólo temporal. El mercado siempre tiende hacia el equilibrio, y si la gente es libre de operar el mercado, se restablecerá el equilibrio. Los precios subirán para compensar el aumento de la oferta monetaria. La gente generalmente pagará sus deudas con la producción, si puede, y se restablecerá el desequilibrio comercial.

Sin embargo, en esta etapa se hará evidente la escasez de compras que existía al principio. Gran parte de la producción debe destinarse al pago de deudas. Además, incluso cuando se paguen las deudas, es posible que sea necesario un intervalo adicional para realizar ahorros antes de poder realizar muchas compras nuevas. Muchas plantas pueden permanecer inactivas y habrá una depresión. Los ajustes que deben realizarse para restablecer el equilibrio suelen ser difíciles y desagradables.

El impacto de todas estas múltiples medidas - industriales, agrícolas, financieras, monetarias y otras - sobre una comunidad industrial y financiera desconcertada fue extraordinariamente fuerte. Hay que añadir el efecto de las constantes declaraciones inquietantes del presidente. Había criticado a los banqueros en su discurso inaugural. En un discurso pronunciado en el verano de 1934 había hecho una comparación entre los banqueros británicos y estadounidenses ... Que la empresa privada pudiera sobrevivir y recuperarse en medio de un desorden tan grande es una demostración asombrosa de la vitalidad de la empresa privada. —Benjamin Anderson


4. El cuenco de polvo

La sequía severa afectó a las praderas de Estados Unidos y Canadá durante la década de 1930 & # 8217, que también alimentó la Gran Depresión. La producción agrícola de los Estados Unidos se vio muy afectada por esta sequía y la falta de aplicación de los métodos agrícolas de secano obligó al mercado estadounidense a buscar otras fuentes. Al mismo tiempo, los agricultores de la región afectada no tenían idea de qué hacer con su situación. La situación empeoró a tal nivel que la mayoría de la población de las Grandes Llanuras no pudo pagar sus impuestos.

Estos impuestos, a pesar de que constituían solo una parte nominal de los ingresos del gobierno, representaron demasiado cuando la sequía golpeó en tres oleadas sucesivas. Se le ha dado el sobrenombre de “Dust Bowl” a la ecología y el paisaje dañados.

Una tormenta de polvo se acerca a Texas


Perspectivas históricas sobre la Gran Depresión

El objetivo de este artículo es analizar diversas perspectivas históricas sobre la Gran Depresión. Hay una descripción diferente del alcance y la importancia general de este evento en la historia de Estados Unidos, así como de sus causas e implicaciones. La Gran Depresión de 1929 fue una de las mayores adversidades económicas que tuvo que enfrentar Estados Unidos. La caída del mercado provocó un paro mundial que provocó inflación, incapacidad para crecer económicamente y pobreza. La discusión de las causas y consecuencias de la Gran Depresión es particularmente oportuna ahora, ya que el mundo ha entrado en una recesión profunda y probablemente duradera provocada por la caída del mercado inmobiliario en los EE. UU.

S. Parece que aún no se han aprendido las lecciones de la Gran Depresión.

Es de suma importancia comprender las causas fundamentales de la Gran Depresión. El legado de la Primera Guerra Mundial está asociado con la dramática recesión económica de mediados de la década de 1930. La Primera Guerra Mundial no fue la razón principal de la Gran Depresión, pero casi todas las causas de este desastre económico están directa o indirectamente relacionadas con la guerra.

Por ejemplo, si hablamos del sector agrícola, durante la guerra el gobierno subsidió las granjas y pagó precios absurdamente altos por el trigo y otros productos agrícolas. Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, el gobierno federal detuvo abruptamente sus políticas para proteger a los agricultores. El sector agrícola ha sufrido mucho por este tipo de políticas desequilibradas.

Además, el comercio exterior sufrió mucho durante ese período. La Ley Fordney-McCumber de 1922, la Tarifa Hawley-Smoot de 1930 y varias otras leyes aumentaron los aranceles de importación sin una buena razón. El resultado de los aranceles antes mencionados fue que las empresas europeas, devastadas por la guerra, no pudieron vender sus productos en el mercado estadounidense en las cantidades necesarias. Los ciudadanos estadounidenses se vieron privados de una gran variedad de bienes importados y las relaciones transatlánticas se agriaron.

Otra razón importante detrás de la Depresión fue la sorprendente desigualdad económica en la sociedad estadounidense durante la década que precedió al colapso económico. La década de 1920 fue la primera década próspera para muchos estadounidenses. Conocida como la era del jazz o los locos años veinte, la década introdujo nueva música, un nuevo estilo de vida y una nueva actitud ante la vida. Es precisamente por esta prosperidad y expectativas optimistas que la Depresión supuso un gran estrés psicológico para un gran número de ciudadanos (Gusmorino, 1996). El contraste entre la hermosa vida de la década de 1920 y las dificultades de la década de 1930 fue muy dramático.

De hecho, las expectativas optimistas fueron la causa fundamental de la Gran Depresión: “Los años 20 y # 8217 vieron un auge del mercado de valores en los EE. UU. Como resultado del optimismo general: los empresarios y economistas creían que la Reserva Federal recién nacida estabilizaría la economía, y que el ritmo del progreso tecnológico garantizaba niveles de vida en rápido aumento y mercados en expansión ”(DeLong, 1997,“ The Great Depression in Outline ”, párr. 1).

En el llamado Martes Negro, 29 de octubre de 1929, el mercado de valores de Estados Unidos colapsó y comenzó la espiral descendente de deflación, recortes en la producción y desempleo. Si bien demasiados inversores se sintieron atraídos por el mercado de valores con la tentación de obtener ganancias rápidas y los precios subían demasiado rápido debido a las malas técnicas de valoración, la Reserva Federal de los EE. UU. Decidió aumentar las tasas de interés para `` enfriar '' el mercado (DeLong, 1997). . Sin embargo, finalmente esta política condujo al colapso de los precios de las acciones y a la contracción de la economía real. Pero al igual que hoy, fue la omnipresencia de la deuda lo que finalmente resultó en una corrección muy dolorosa: en la década de 1920, los bancos comenzaron a prestar dinero a los inversores para comprar acciones utilizando las propias acciones como garantía (Wilkison, 2008). El "gran mercado alcista" en la Bolsa de Valores de Nueva York consistió en acciones sobrevaloradas debido a una demanda excesiva y una oferta limitada.

Las consecuencias sociales de la Depresión fueron duraderas. Por primera vez en la historia, las mujeres comenzaron a ingresar de manera masiva a empleos remunerados para mantener a sus familias. Por ejemplo, a las mujeres negras les resultó más fácil que a sus maridos encontrar empleo como empleadas domésticas, oficinistas o trabajadoras textiles (EyeWitness to History, 2000).

Se liquidaron muchas empresas, los bancos quebraron y las poblaciones ya vulnerables tuvieron que lidiar no solo con el desempleo sino también con la falta de vivienda. Los asentamientos urbanos formados por tiendas de campaña y chozas, llamados Hoovervilles en honor al presidente Hoover, surgieron alrededor de comedores de beneficencia operados por organizaciones benéficas (Schultz & amp Tishler, 2004).

Se puede argumentar que la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial realmente puso fin a la Gran Depresión. Grandes sumas de gasto en defensa sacaron a la economía estadounidense de la Depresión por la amplia razón de que campos como la defensa y la seguridad son bastante intensivos en mano de obra. La necesidad de fabricar suministros de guerra había dado lugar a un poderoso complejo militar-industrial. La máquina de guerra exigía innovaciones científicas, por lo que la guerra estimuló importantes investigaciones. El complejo militar-industrial llegó a desempeñar un papel importante en la estructura general de la economía.

Aún continúan los debates sobre quién fue el responsable de la Gran Depresión. Algunos creen que fue la Reserva Federal con su política de "dinero fácil". Otros argumentan que fue el presidente Hoover quien permitió la economía desequilibrada y la desigualdad. A menudo también se culpa a los especuladores y banqueros, especialmente a aquellos que iniciaron la práctica de comprar acciones con dinero prestado (muy parecido a las ventas en descubierto al descubierto en la actualidad). La opinión más productiva sería que una combinación de todos los factores antes mencionados provocó la Gran Depresión.


¿Qué hay dentro de este plan de lección?

Los planes de lecciones de historia de EE. UU. Incluyen

1) Timbre de campana / actividad de apertura

2) presentación de PowerPoint

3) Hoja de trabajo de notas guiadas para presentación de PowerPoint

4) Hoja de trabajo adicional (vocabulario, crucigramas, búsqueda de palabras, etc.)

5) Examen / evaluación diaria - ¡boleta de salida!

6) Folleto de lectura de contenido

7) Compatible con TODOS los libros de texto

8) Claves de respuestas para todas las hojas de trabajo, folletos y evaluaciones de amplificación

9) Documentos editables (Word, PowerPoint, etc.)

10) Copias en PDF para una fácil visualización e impresión de amplificador

11) Alineado a los estándares nacionales

12) Funciona con Unit o como una lección independiente

13) Otros materiales adicionales (videos, hojas de trabajo adicionales, etc.)

La mayoría de nuestros planes incluyen el contenido de esta lista. Consulte la foto de arriba para ver el contenido real.


Causas de la Gran Depresión & # 8211 Esquema de investigación de historia (Curso de nivel 200)

1) El desorden económico mundial que siguió a la Primera Guerra Mundial
a) La Primera Guerra Mundial había causado una gran destrucción de propiedades, la pérdida de millones de vidas y la interrupción del comercio.
b) Por lo tanto, la depresión de Estados Unidos fue parte de una depresión mundial.

2) Políticas de aranceles elevados de los presidentes republicanos de los años veinte
a) Protegió a las industrias estadounidenses de la competencia extranjera, pero dañó las economías de las naciones que intentaban recuperarse de la Primera Guerra Mundial.

b) Estos países se vieron afectados por la aprobación de altos aranceles propios, reduciendo así la demanda de productos estadounidenses en el extranjero.

3) Lack Of Prosperity among certain groups in the economy
a) Not all Americans were sharing in the prosperity of 1922-29
i) African Americans, Mexican Americans, Native Americans not sharing in the prosperity
b) Many Factory workers not doing well economically
i) Some lost jobs to new machinery
ii) Conservative government hostile to labor unions, unions generally ineffective during 1920s
iii) Some industries (e.g. coal, textiles, leather) never recovered from post-war depression of early 1920s
c) Farmers
i) Demand for farm products was falling while farm production was rising, result, falling farm prices, less income for farmers
ii) At same time, farmers were going into debt
(1) High costs of new farm equipment
(2) Mortgage payments for their farms
iii) By the time of the Crash of 1929, U.S. agriculture already in a depression

4) Unequal distribution of income
a) Wealth was concentrated hand of a relatively few wealthy people tax cuts favored the wealthy
b) Farmers & workers in bad shape economically worked longer hours for not much higher income
c) If farmers had received fair prices and if workers had had decent wages, they would have been able to buy businesses’ surplus products. This could have kept businesses from failing and from having to lay off workers

5) Overproduction by industry during 1920s
a) Businesses produced more goods than they could sell at a profit they had surplus inventories
b) Thus when Depression began, businesses already had more goods on hand than they could sell. As noted above, they then had to lay off millions of workers.

6) Excessive borrowing of money during 1920s due to easy credit
a) People borrowed huge amounts of money to buy goods and services, installment buying was prevalent buy now pay later
b) Business borrowed too much.

7) The Stock Market Crash of 1929
a) Overspeculation in stocks caused stock prices to rise higher and higher during 1927-1929
b) Then in late October 1929 investors panicked and began to sell stock in huge quantities, thus causing stock prices to fall sharply. The value of stocks fell so fast that banks, businesses and private investors lost fortunes by mid-November 1929, stockholders had lost $30 billion.
c) Causes of the Stock Market Crash
i) Overspeculation drove stock prices to ridiculously high levels stock were overvalued
ii) Fraudulent stocks: many stocks were sold by companies that existed in name only.
iii) Due to lassiez faire, the stock market was largely unregulated by the government
iv) Buying stocks on the margin:
(1) many people had only paid part of the price of the stocks they were bu8ing, promising to pay the rest later
(2) When the market crashed and the value of their stock fell, stockholders still had to pay back the balance of what they owed o the stocks they had purchased.
d) Stockholders panicked, and millions tried to sell their stocks at once, this drove prices down even further
e) Results of the Stock Market Crash of 1929
i) Businesses lost fortunes, many went bankrupt businesses laid off millions of workers
f) Banks lost fortunes and many failed many banks could not repay the money businesses and savers had deposited in the bank
g) Millions of workers lost their jobs savings, home, etc., and were reduced to a life of poverty and unemployment
i) by 1930, 6-7 million unemployed
ii) by end of 1933, 12.5 million unemployed


Entangling European Alliances

People thought times were good in the U.S., but much of Europe was still reeling from the negative effects of World War I and fell into a period of economic decline in the 1920s. To help European countries, the American federal government provided loans to Germany whose economy was floundering because of reparations it was required to pay for the destruction caused during the war.

The U.S. had also loaned 17 countries $10 billion during the war, and repayment terms became an issue as the allies wanted the debt forgiven. With much of Europe&rsquos economy in shambles, American exports to these nations also declined, which was another of the causes of the depression.

Ironically, George Washington warned of these entangling alliances in his farewell address. While this was a different world and it would be necessary for America to participate on a global scale it did not serve them well in the end to fund Germany.


Causes of the Great Depression

The Great Depression was a global financial crisis that consumed most of the developed world throughout the 1930s. While the first real indications of its onset can be seen at the end of 1929, most countries did not feel its true effects until 1930 or later. When it ended also varied from country to country but signs of recovery were seen in the late 1930s, with things looking up for most economies by 1940.

Importantly, although the Wall Street Crash – which took place in October 1929 – is often seen as an interchangeable term for the Great Depression, this event is simply one of the causes emanating from the US, which led to the longest and deepest worldwide recession of the 20th century. The Great Depression may have come soon after the collapse of the stock market but this does not mean it happened because of it there are many other factors at play that resulted in a more far-reaching economic crisis.

Overproduction

One of the critical faults that led to the Great Depression was overproduction. This was not just a problem in industrial manufacturing, but also an agricultural issue. From as early as the middle of the 1920s, American farmers were producing far more food than the population was consuming. As farmers expanded their production to aid the war effort during WWI they also mechanised their techniques, a process which both improved their output but also cost a lot of money, putting farmers into debt. Furthermore, land prices for many farmers dropped by as much as 40 per cent – as a result, the agricultural system began to fail throughout the 20s, leaving large sections of the population with little money and no work. Thus, as demand dropped with increasing supply, the price of products fell, in turn leaving the over-expanded farmers short-changed and farms often foreclosed. This saw unemployment rise and food production fall by the end of the 1920s.

While agriculture struggled, industry soared in the decade preceding the Wall Street Crash. In the ‘boom’ period before the ‘bust’, a lot of people were buying things like cars, household appliances and consumer products. Importantly, however, these purchases were often made on credit. And as production continued apace the market quickly dried up too many products were being produced with too few people earning enough money to buy them – the factory workers themselves, for example, could not afford the goods coming out of the factories they worked in. The economic crisis that soon would engulf Europe for reasons to be explained, meant that goods could not be sold across the Atlantic either, leaving America’s industries to create an unsustainable surplus of products.

Uneven incomes

As already suggested, in America there was a widening disparity between those earning lots of money and those still struggling in relative poverty. The top one per cent of workers in 1929 saw their income rise by 75 per cent the bottom 99 per cent meanwhile only enjoyed a 9 per cent rise in wages. So while industrial production rose by 50 per cent at the end of the 1920s, wages did not keep pace meaning the expendable income was not available to purchase what was being created. While often said to have been the ‘Roaring Twenties’, this was not common to the entire population and this gap between the wealthy and the poor – the latter making up the vast majority of the country – was an underlying factor in why the US economy collapsed in on itself.

The Great Depression is characterised by the fact it incorporated almost all of the population, most of which were the working classes. The poor were unable to cope with the economic downturn and widespread unemployment that came in 1931 and 1932, meaning they required aid from the cash-strapped authorities, something which deepened the financial problems even further and was at the heart of the lasting depression.

Wall Street Crash

Black Tuesday – 29 October 1929 – was the day the US stock market crashed, an event which profoundly resonated not just in America but around the developed world. The boom of the stock market, one of the first real examples of modern capitalist economy, was largely built around speculation investors would typically buy stock that they believed was going to rise quickly and when it did they would sell their stocks. Furthermore, many people bought stocks on credit – the investor only required to have five per cent of the value of the stocks they bought, with the rest being supplied by a loan – this buying on credit is otherwise known as ‘buying on margin’.

A market built on speculation coupled with the short-term outlook of the investors was not a manageable way to run a stock market and did not afford the consistency and stability required for the system to yield benefits for the wider economy. In March 1929, when many of the middle classes who had a lot invested in the market, suddenly became nervous and sold their stock, there was a mini-crash. This highlighted the weak foundations of Wall Street.

While the market recovered to record highs in early September 1929, it was not to last – on 20 September the London Stock Exchange crashed again and this truly tested the nerve of investors. A month later, on 24 October, mass panic saw the market lose 11 per cent of its value before trading had even begun. This resulted in a perpetuating state of panic and in the following five days until Black Tuesday (29 October) people sold their stock en masse – on Black Monday and Black Tuesday alone the market lost $30 billion, triggering a collapse of the stock market and with it much of America’s economic structure.

Importantly, while the Wall Street Crash meant that many of the middle and upper classes lost money – and this was certainly a factor in causing the Great Depression – it is not solely responsible for the economic crisis that engulfed all levels of society across developed countries.

Weak banking system

A major issue with America’s economic system, above and beyond speculative margin buying, was its weak banking system. The country had too many small banks, which did not have the resources to cope with the high demand of people wanting to take their money out when they got nervous about the state of the stock market. In 1930 a wave of banking closures swept through the mid-eastern states of the US for this reason. With banks having to sell assets, borrow off other banks or shut down, lending and credit dried up – as this was a large part of fuelling America’s ‘boom’ period, when it came to an end so too did the rush of consumer purchasing.

The knock-on effect of people not buying products because they had no money or no credit was that factories had to close or sack workers, leading to mass unemployed, perpetuating the problem into a downward spiral. By 1932 many businesses were out of work, banks were closed and 20 per cent of the American workforce were unemployed.

European recession

As America witnessed a turbulent decade of boom and bust in the 1920s and early 30s, Europe too suffered from its own economic problems.

Most of the economies were left crippled by the effects of WWI, which had seen the workforces depleted and large amounts of debt incurred, mainly owed to the US. When America’s economy faltered and it needed money to prevent its ongoing deflation, it called on Britain and France (among other countries) to repay their debts while also making Germany pay the war reparations it had been left with as a result of the Tratado de Versalles.

The fragile economies of Western Europe were not able to survive without the money they had relied on from the US. As lending from across the Atlantic stopped and President Herbert Hoover requested the debts to be repaid, these European economies suffered a similar fate as their wartime allies. None of these countries were able to buy America’s consumer goods, a problem exacerbated by the fact that America raised tariffs on imports to an all-time high, which all but ended world trade at a time when trade and economic stimulus was needed the most.

European economies collapsed when they were already struggling to rebuild themselves unemployment levels rose, products became overproduced with fewer people able to buy them, the value fell, and deflation ensued as the economic structure collapsed in on itself. This pattern, first seen in America, spread to much of the developed world.

Hoover’s failures

As has been established, the Great Depression was the result of a multitude of socio-economic factors over a number of years, not one single event. As such, the finger of blame has often been pointed at Herbert Hoover, President of the US from 1929-1933 his term as President coincided with the period in which action needed to be taken to prevent deflation from escalating and government needed to stabilise a shaky economy. Instead Hoover’s policies and actions – and he did work hard to try find a solution to the economic problems – are often argued to have worsened the issue around the world, with not enough being done to prevent the crisis in America getting to the scale it did. Moreover, his decisions then impacted on other Western countries, which is what brought the depression to a truly ‘great’ level.

Although he did try launching initiatives and investing money back into schemes to encourage lending and unemployment –something he often is not credited with enough – these tend to be seen as being too little, too late. His decision to increase tariffs on imports through the Smoot-Hawley tariff stifled trade with other countries and shrank the size of the market American manufacturers could sell to. Furthermore, under Hoover the federal government raised its discount rate, making credit even harder to come by. Other actions he took also came too late – plans made in 1932 could not do enough to bail out banks and put people back in work as the depression had fully taken effect.

Hoover’s lack of a proactive approach was exposed by the more substantial action taken by Franklin D Roosevelt, who succeeded him as President. Initiatives like the New Deal put large numbers back in work and stopped the downward spiral of unemployment and deflation.

The gold standard

The decision to return to and then stick with the gold standard after WWI by Western nations is often cited as a key factor in the outbreak of the Great Depression. The gold standard is a system in which money is fixed against an actual amount of gold. In order for it to work, countries need to maintain high interest rates to attract international investors who bought foreign assets with gold. When this stops, as it did at the start of the 1930s, governments often must abandon the gold standard to prevent deflation from worsening – but when this decision had to be made by all countries in order to maintain fixed exchange rates it wasn’t, and the delay in abandoning the gold standard let economic problems worsen and the size and scale of the Great Depression increase.

What caused the Great Depression is a subject still keenly contested by historians and economists today. It shaped much of the period between the two world wars for most of the developed world and still serves as a lesson on various economic practices.

The temptation to view the Great Depression as an event centred around the US stock market must be avoided though it was a global depression that had many of its roots in 1920s and early 30s America but the impacts were felt throughout Europe as well. The reasons above outline many of the most important factors that first triggered and then exacerbated the economic crisis. It is vital that the wider picture of overproducing industry, stifled trade, rising unemployment, failing banks and ineffective government policy is taken into consideration in order to gain a holistic and accurate understanding of why the Great Depression took place.


Ver el vídeo: Causas de la crisis del 1929 y gran depresión por Simón Wolf