¿Existen teorías sobre los orígenes de Tiglath Pileser III?

¿Existen teorías sobre los orígenes de Tiglath Pileser III?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La mayoría de las historias pasan por alto el punto bajo de Asiria desde 800-745. Me he interesado en el período debido a Shammuramat, la regente de Babilonia, y sus hijos, que lucharon por el poder con un general asirio de Aramea, Shamsu Ilu. Esto continuó durante décadas, hasta que un general llamado Pulu derrotó a Shamsu Ilu y se convirtió en Tiglath Pileser III. Debido a su nombre y los nombres de sus hijos que fueron cambiados, parece que era un usurpador extranjero. ¿Alguien ha propuesto de dónde eran? Su hijo se llamaba Ululayu, también conocido como Shalmanessar V. En Babilonia usaban sus nombres originales.

Editar: Gracias SPC por la descripción general. Estoy interesado en cualquier teoría convincente. Por lo menos, me pregunto si se puede decir algo de los nombres de él y sus hijos, incluso si es solo que definitivamente no son arameos.


El problema para determinar los orígenes de Tiglath Pileser III es la falta de evidencia.

Como Amélie Kuhrt ha observado repetidamente en su obra de dos volúmenes The Ancient Near East, C. 3000-330 aC, la alteración de las inscripciones asirias en la antigüedad era un lugar común.

En el caso de Tiglath Pileser III, tenemos pruebas contradictorias. Como señaló el Dr. Floyd Nolen Jones:

Es bien sabido y aceptado por la mayoría de los asiriólogos que un número significativo de las inscripciones reivindicadas por Tiglat-pileser (III) tratan de acontecimientos que preceden a su reinado.

  • [Nolen Jones, 2002, p158]

Por ejemplo, hay una inscripción de ladrillo mutilado que dice que Tiglat-pileser III es el hijo de Adad-nirari III. Sin embargo, la Lista de reyes asirios lo convierte en el hijo de Ashur-nirari V, hijo de Adad-nirari III [Pritchard, 1969, p566].

Esto es un problema, ya que la Lista de Reyes coloca a Adad-nirari III cuatro monarcas antes de que Tiglat-pileser III llegara al trono, y describe a Ashur-nirari V como su padre y su predecesor inmediato en el trono.

Wikipedia tiene una visión caritativa y observa simplemente:

Se describió a sí mismo como un hijo de Adad-nirari III en sus inscripciones, pero la exactitud de esta afirmación sigue siendo incierta.


Como mencionaste en la pregunta, sabemos que Tiglath-pileser III era un general llamado Pulu antes de convertirse en gobernante. También sabemos que parece haber sido anteriormente el gobernador de Kalhu / Nimrud [Healey, 2000]. Más allá de eso, realmente no sabemos nada de sus orígenes.

Sin embargo, el hecho de que él y sus hijos tomaran diferentes nombres de tronos no respalda la idea de que fueran extranjero usurpadores. Su nombre supuesto, Tiglath Pileser III, es en realidad la versión hebrea del acadio. Tukulti-Apil-Esara. Este fue claramente un nombre elegido para vincularse directamente a los grandes reyes del pasado, presumiblemente como un medio para legitimar su posición.

Su hijo y sucesor Salmanasar V se conocía anteriormente como Ululayu, pero esto simplemente significa "nacido en Elul"- Elul es el sexto mes del calendario asirio. Su nombre de trono, Salmanasar, quiso decir "el dios Salmanu es el primero", y una vez más le proporcionó un vínculo con distinguidos predecesores.

Salmanasar V fue sucedido por su hermano, Sargón II. De hecho, no sabemos con qué nombre era conocido antes de que asumiera su nombre de trono (que significa "el rey es verdad").

Como gobernador de Kalhu / Nimrud, parece poco probable que Tiglath Pileser III hubiera sido un extranjero. La suposición habitual en estos días parece ser que fue un usurpador, probablemente de sangre real, que tomó la corona asiria por la fuerza después de planear un golpe de estado contra su ineficaz predecesor. Sin embargo, no hay indicios de que fuera un usurpador extranjero.

Sin embargo, como dije al principio, realmente no tenemos la evidencia para estar del todo seguros.


Dicho esto, es probable que haya muchas teorías sobre los orígenes de Tiglat-pileser III, pero ninguna, hasta donde yo sé, atribuida por asiriólogos de renombre.


Fuentes

Healy, Mark: Los antiguos asirios, Bloomsbury, 2000

Kuhrt, Amélie: The Ancient Near East, C. 3000-330 aC (2 vols), Routledge, 1995

Nolen Jones, Floyd: Cronología del Antiguo Testamento: Regreso a lo básico, Kingsword, 2002

Pritchard, James, B: Antiguos textos del Cercano Oriente relacionados con el Antiguo Testamento, Princeton University Press, 1969


SALA DE LECTURA & quot BIBLIOTECA DEL TERCER MILENIO & quot

ABRAHAM S. ANSPACHER

La siguiente tesis del Dr. A. S. Anspacher da el relato más sucinto del reinado de Tiglath Pileser III que se haya intentado hasta ahora. El autor se ha esforzado sistemáticamente por ubicar varias localidades, mencionadas en los documentos de este gran rey asirio, y al hacerlo, ha hecho una contribución distintiva a la geografía antigua. El mapa de Tiglath Pileser siempre ha sido algo incierto y, en su obra, el Dr. Anspacher no solo ha logrado establecer varias ubicaciones nuevas, sino que ha trazado, con más cuidado que hasta ahora, las rutas de marcha de las principales campañas inauguradas. por este notable conquistador.

Al compilar la historia de una nación antigua, es necesario especializarse en el material de cada período, y también en el de cada reinado importante y esto es lo que ha hecho el Dr. Anspacher. Si bien es cierto que todos los enigmas de la historia de un pueblo desaparecido nunca podrán resolverse satisfactoriamente, un estudio cuidadoso, como indudablemente es esta tesis, no puede dejar de ser valioso para el historiador.

Universidad de Columbia, Nueva York,

El intento de resolver todos los problemas relacionados con la vida y la historia de Tiglath Pileser III nunca podrá tener un éxito total mientras permanezcamos sin nuevo material de inscripción mediante el cual llenar las lagunas que tan desafortunadamente abundan en las tabletas existentes. Con una sola excepción, todas las inscripciones que ahora poseemos fueron encontradas por Layard en el Palacio Suroeste de Nimrod. Algunas de las tablillas vinieron originalmente del noroeste, algunas del Palacio Central y dado que los tres montículos que marcan los sitios de estos tres palacios han sido explorados a fondo, quizás sea demasiado esperar que haya más registros del reinado de Tiglath Pileser. baja hacia nosotros.

Esta tesis es un intento de fijar con cierto detalle los principales hechos de la historia de Tiglath Pileser III. Aunque todo trabajo estándar sobre la historia asiria tiene algunas páginas dedicadas a este tema, ningún autor lo ha tratado con tanto detalle como para presentar la historia completa. Todo el tema me ha atraído como uno que merece mucha más consideración de lo que se le suele conceder en las historias. El reinado de Tiglath Pileser III fue desde un punto de vista el más importante en la historia de Asiria, y las tendencias revolucionarias que lo caracterizaron son de tanta importancia para la civilización como lo fueron para el bienestar de la misma Asiria. Se necesitaba una revolución para que los políticos conservadores asirios de la época se dieran cuenta de que la propia existencia del Estado estaba en peligro. Reducir los inmensos ingresos de los sacerdotes para que nunca falten los medios suficientes para llevar a cabo las extensas operaciones militares siempre necesarias para la seguridad de Asiria era el objetivo inmediato de la revolución. Ese resultado lo logró rápidamente. Pero desde el punto de vista de la historia mundial, también logró un trabajo mucho más valioso, en el sentido de que le dio a Tiglath Pileser la oportunidad de moldear las políticas de Asiria de modo que le diera una vida más larga de la que de otro modo hubiera sido la de ella.

Cuando Tiglath Pileser III subió al trono, Asiria ya estaba comenzando a sucumbir a las fuerzas de la decadencia. Sus dependencias se le fueron quitando gradualmente, y sus ejércitos se encontraban con frecuentes reveses. Se necesitaba un gran guerrero y estadista para salvarla, no solo para ella, sino para el logro de su trabajo cultural. El valor de este rey para la civilización, por lo tanto, no radica en el hecho de sus extensas conquistas en sí mismas, sino más bien en el hecho de que sin él Asiria no habría aguantado lo suficiente como para legar nada al mundo.

La correcta fijación de las ubicaciones geográficas mencionadas en las inscripciones es de primordial importancia. Siempre que ha sido posible, he tratado de determinar estas y también las rutas de marcha con la ayuda de todas las inscripciones históricas que estaban a mi disposición, y creo que he fijado algunas de ellas con exactitud. Un hecho que deseo señalar aquí. En un principio se pensó que parecería que los geógrafos árabes debían aportar material para la determinación de algunas de las localidades en cuestión, pero por el contrario no se recibe tal ayuda. Se refieren a un período posterior de la historia de Asia occidental, y sólo unos pocos de los nombres geográficos de los tiempos de los que tratan conservan incluso una reminiscencia de la antigua nomenclatura asiria.

En conclusión, deseo agradecer al profesor Prince, con quien he estudiado mi asignatura principal, la asiriología, y cuya ayuda y sugestión, así como su hábil instrucción, han dado a mi trabajo todo el valor que pueda poseer.

También tengo una deuda de gratitud con el profesor Richard Gottheil por muchas sugerencias útiles, y me complace mucho expresar mi aprecio y gratitud.

Desde el momento de la destrucción del Imperio babilónico hasta mediados del siglo pasado, cuando Layard comenzó sus excavaciones, Tiglath Pileser III fue conocido solo por la mención de su nombre en algunos versículos bíblicos. No había nada seguro acerca de él, excepto que un rey de ese nombre había gobernado en Asiria y había hecho sentir su poder en Palestina. Todo el conocimiento de su historia había pasado de la memoria humana, e incluso las inscripciones que finalmente resultaron ser suyas, cuando fueron desenterradas y descifradas, presentaban muchos problemas desconcertantes. El estado mutilado en el que se encontraron las tablillas no prometía, en ese momento, mucho para una solución futura de las dificultades, además de que, una de las tablillas, la inscripción más larga, estaba tan agrietada y rota en el envío al Museo Británico que muchos intentos de corregir el primer ensamblaje defectuoso fueron infructuosos durante mucho tiempo. Cuando finalmente se logró esto, se descubrió que faltaban unas cien líneas en total.

Cuando Layard, en el curso de sus excavaciones, llegó a lo que más tarde llamó el Palacio Sudoeste de Nimrod, descubrió que todo el interior de uno de los grandes salones permanecía bastante intacto y que estaba revestido de paneles con losas traídas de otra parte. Algunas de las losas provienen originalmente del Noroeste, otras del Palacio Central. "Los bajorrelieves, cuando se dejaban enteros, se volvían hacia la pared de ladrillo secado al sol ... y en las caras de la mayoría de las losas que formaban la pared E estaban las marcas de un cincel ... los bajorrelieves tenían había sido destruida intencionalmente. Solo se habían terminado partes de la pared F. Muchas de las losas no se habían usado y aún estaban en el centro de la cámara, era evidente que estaban enteras, solo habían sufrido un incendio. además, dispuestos en filas con gran regularidad y, en uno o dos casos, amontonados uno encima del otro ".

El análisis de estas inscripciones, en cuya interpretación se hicieron varios intentos parciales antes de la obra autorizada de Schrader, fue considerado secundario por la investigación de ese erudito. Schrader dividió las inscripciones en Anales y las llamadas Prunkinschriften : el último está ordenado no cronológicamente, sino geográficamente. Ambos han sido publicados, transliterados y traducidos en parte por muchos estudiosos. Schrader divide los Anales en aquellos compuestos por 7, 12 y 16 líneas, respectivamente. De las inscripciones de siete líneas (siete en total), Layard publicó cinco. Son las que en su colección están designadas como 69, A, 1 69, A, 2 69, B, 1 69, B, 2 y 34, B. La última fue traducida por Smith, y las dos inscripciones restantes de este conjunto fueron publicados por el mismo autor. El segundo grupo está formado por inscripciones de doce líneas, aunque una. Poner. 45, B, en su estado actual contiene solo ocho líneas, las primeras cuatro están separadas. Otro, III R 9, No. 1, está tan mal mutilado que ni una sola línea permanece intacta. Poner. 50, A (III R 9, No. 3, p. 41-52) está en muy buenas condiciones y continúa en Lay. 50, B y Lay. 67, A ambos estos últimos escritos en una piedra mientras Lay. 67, B, es una continuación de Lay. 67, A hacer de las cuatro inscripciones un subgrupo completo. Poner. 51, A y 51, B, están escritas en tablillas cuya última mitad está completamente rota, pero lo que queda es Lay perfectamente legible. 51, B, dañada hasta el punto de una pequeña laguna en la última línea. Poner. 52, A y Lay. 52, B, 10 están bastante bien conservados y forman una narrativa continua. El tercer grupo (16 líneas), está formado por inscripciones que están muy mutiladas, a saber. Poner. 71, B, que continúa en Lay. 73, A, el fragmento más simple. Solo alrededor de un tercio de la tableta original nos ha llegado. Poner. 71, A apenas está en mejores condiciones, y Lay continúa en la misma piedra. 71, B. Las dos inscripciones están separadas por una línea perpendicular a lo ancho de la piedra, de modo que Lay. 71, B, línea 1, es la continuación de Lay. 71, A, línea 16.

Quedan algunas Inscripciones de Annal que no se pueden clasificar por el número de sus líneas: a saber. III. R. 9, No. 2 una tableta fragmentaria de 19 líneas a saber. III. R. 9, No. 3, líneas 22-41 (Lay. 65), una inscripción de 20 líneas la tablilla de 18 líneas muy rota, Lay. 66 III. R. 10, No. 2, que consta de las partes rotas de una inscripción originalmente de 47 líneas, y III. R. 10, No. 3, compuesto por 24 líneas.

La segunda división de Schrader, la Prunkinschriften, incluye un fragmento largo de una tableta que estaba inscrita en ambos lados, faltando la parte central (unas 50 líneas en el anverso y 50 en el reverso, es decir, unas 100 en total). Se publicó II. R. 67 y traducido por Smith, Eneberg y S. Arthur Strong. El duplicado de esta inscripción (Brit. Mus. D. T. 30) es de especial interés, habiendo sido encontrado por Smith en Kalah en el Templo de Nimroud, y aparentemente es una copia babilónica. Fue publicado por Schrader y traducido por Smith. Poner. 17, F, es una tableta de 36 líneas, traducida por Schrader, Menant y Oppert. En 1893 P. Rost suplió la necesidad de una edición completa de todas las inscripciones, con un nuevo juego de autógrafos, una transliteración y traducción. En él publica por primera vez tres tabletas pequeñas. Tuvo la suerte de descubrir un apretón de Lay. 17/18 que se hizo antes de que se rompiera la tableta.

A qué reyes pertenecían estas esculturas y tablillas mutiladas fue durante mucho tiempo una pregunta desconcertante. El mismo Layard, habiéndolos comparado con una losa de pavimento de la misma época y con relieves del Palacio Central, concluyó que todos pertenecían al mismo rey. Después de que Hincks hubiera descifrado en uno de los relieves el nombre de Menahem, rey de Israel, como tributario del rey asirio en el octavo año del reinado de este último, sobre la base de una referencia a 2 K. xv. 19 y 20, y 1 Cr. v. 26, Layard concluyó que este rey debe ser "un predecesor inmediato de Pul, el mismo Pul o Tiglath Pileser". Con el descubrimiento del Canon Eponym se descartó la posibilidad de que este rey fuera un predecesor inmediato de Pul. Pero, por otro lado, la dificultad no se alivió, porque Pul se menciona en 2 K. xv. 19, como el conquistador de Menahem, y nuevamente, junto con Tiglath Pileser en 1 Chr. v. 26. No fue registrado en ninguna inscripción asiria y, por supuesto, no en el Canon Eponym. Habría sido fácil atribuir las tablillas a Tiglath Pileser sin más debate. Pero aunque no se encontró ningún nombre en lo que luego resultaron ser las Inscripciones Annal mutiladas del rey en cuestión, el haberlas asignado arbitrariamente a Tiglath Pileser aún dejaba sin decidir la cuestión de la identidad de Pul.

George Smith conjeturó que Pul era,. . . "o Vul-Nirari III, que todavía podría haber estado reinando en 772, o un monarca que sucedió inmediatamente a Ashurdan II o III, o que Pul y Tiglath Pileser son idénticos". Esta última teoría ya había sido propuesta por Sir Henry Rawlinson, e independientemente por R. Lepsius. Finalmente fue establecido como el correcto por Schrader. Podemos agregar aquí cuál es la prueba definitiva. En una de las listas de reyes de Babilonia, leemos, Col. IV:

línea 5. Nabu-sum-ukin su hijo durante un mes y 12 días.

línea 6. Los 31 (años) de la dinastía de Babilonia.

línea 7. Ukin-zira de la dinastía de Sasi durante tres años.

Compare esto con la Crónica de Babilonia, Col.1.

línea 17. Por 2 meses y. . . días Suma-ukin reinó sobre Babilonia.

línea 18. Ukin-zira tomó el trono.

línea 19. En el tercer año de Ukin-zira, Tiglath Pileser.

línea 20. Cuando había descendido al país de Akkad.

línea 21. Destruyó a Bit-Ammukani y capturó a Ukin-zira.

línea 22. Durante tres años, Ukin-zira reinó sobre Babilonia.

línea 23. Tiglath. Pileser se sentó en el trono de Babilonia.

Una comparación de las líneas 7 y 8 de la primera inscripción con las líneas 17 y siguientes. La segunda prueba de manera concluyente la identidad de Tiglat Pileser y Pul, mostrando que el historiador babilónico imparcial le dio los nombres respectivos que llevaba tanto en Asiria como en Babilonia.

Todo esto concuerda perfectamente con la entrada del Canon de Tolomeo, que señala para el año 731, año en el que Tiglat Pileser fue coronado en Babilonia, "Chinzirus y Porus". Esto es, por supuesto, el Ukin-zira y el Pulu de las listas del rey babilónico Porus, que es una corrupción persa de Pul. El hecho de que Berosus haga Pulu, "Rex Chaldaeorum", está de acuerdo con la evidencia anterior. Simplemente significa que Tiglath Pileser III llegó al trono de Babilonia solo después de haber conquistado a Ukin-zira, líder de los Bit-Amukkani, una poderosa tribu caldea. Finalmente, Schrader se conformó para siempre con que todas las inscripciones pertenecen a Tiglath Pileser.

En todas estas fuentes del reinado de Tiglath Pileser apenas existe una razón específica para dudar de la exactitud y confiabilidad de los informes que nos brindan. No tenemos, por ejemplo, como es el caso de Sargón, registros y versiones variantes de las inscripciones y, aunque, por supuesto, están sujetos a la duda que siempre se adjunta a los registros oficiales de una época que hasta ahora carece de la información histórica. El sentido y la moral del historiador científico, en cuanto a glorificar a un rey o una nación a expensas de la verdad exacta, sin embargo, no encontramos en ellos ningún testimonio contradictorio. Incluso las cifras de los registros de cautivos y de tributos ofrecen escasos motivos para dudar.

Si tuviéramos documentos contemporáneos de otras naciones para controlar los registros oficiales, no podríamos dudar en usarlos para verificar las inscripciones, pero en el único caso en el que poseemos una inscripción contemporánea, una inscripción que menciona el nombre de Tiglath Pileser, se confirman los informes de este último. Y esto también es cierto de las referencias bíblicas a él.Las pistas que nos dan el Canon epónimo, la Crónica asiria, el Canon Ptolomeo, la Crónica babilónica y las Listas de reyes de Babilonia, se refieren, por supuesto, principalmente a la fijación de fechas, y en el caso de Tiglat Pileser al menos, confirman entre sí, aunque son testigos independientes.

El reinado de Tiglath Pileser III es especialmente importante, porque con él comenzó una nueva era en la historia asiria. Este rey preparó el camino para ese período del progreso de su país en el que Asiria alcanzó su mayor extensión territorial. Quizás en su tiempo todavía no era evidente que Asiria era una nación demasiado pequeña para defenderse de las hordas medio civilizadas que más tarde lograron su caída. El hecho de que Asiria permaneciera intacta el tiempo suficiente para establecer mucho que se ha vuelto valioso e incluso esencial para la civilización y la cultura es en gran medida un mérito debido a este gran guerrero, que fundó un Imperio bien organizado sobre cimientos que sus predecesores habían debilitado. y que tenía una personalidad lo suficientemente grande como para haber dominado su día. Esto fue así no solo porque los tiempos en los que nació invitaron a la revolución y al cambio, sino porque su propio poder como guerrero, estadista y organizador, obligó incluso al sacerdocio, siempre una tremenda influencia, a inclinarse ante su energía y voluntad. Una gran lástima es que sus 'restos literarios' cayeran presa no solo de los estragos del tiempo y el accidente, sino también de la mano profana de uno de sus grandes sucesores, Esarhaddon, quien deliberadamente manejó mal los registros de Tiglath Pileser y es el principal responsable por la condición tristemente mutilada en la que han llegado hasta nosotros.

El Canon Eponym para el año 745 anuncia que el día 12 de Airu, Tiglath Pileser III ascendió al trono de Asiria. Debido a la entrada del año anterior 746, "rebelión en Kalah", se ha asumido que su acceso se debió a una revolución militar, y todo hecho conocido tiende a corroborar esa opinión. Es cierto que Tiglath Pileser sólo ganó el trono debido a la situación de los asuntos asirios, y no porque fuera el sucesor legítimo del cargo real. El Imperio estaba en serios problemas. Su prestigio estaba en decadencia. En el exterior, su influencia estaba disminuyendo rápidamente, y en casa todos los elementos de una vasta agitación política habían estado tendiendo constantemente hacia la revolución durante algún tiempo. La tierra estaba dominada por sacerdotes. Su riqueza aumentó las arcas de los tesoros del templo, y sus soldados, que alimentaban las tradiciones de la destreza antigua, tuvieron que contentarse con alimentarse de los recuerdos de la antigua gloria nacional. Había una necesidad imperiosa de un líder con capacidad real. La tierra no fue víctima del empobrecimiento natural. Había medios suficientes para todos los propósitos de engrandecimiento nacional, pero se podía encontrar al hombre que poseyera las cualidades de liderazgo requeridas, el hombre que pudiera obligar al codicioso sacerdocio a renunciar a su control sobre los recursos que había llegado a considerar como legítimos y legítimos. presa legítima. El pueblo y el ejército exigían una porción suficiente de la renta nacional para sufragar el costo de los asuntos militares y civiles.

Debe haber sido una triste reflexión para el soldado asirio revisar la suerte de su país durante aproximadamente un siglo antes del año 745. Persistente y constante enemigos antiguos estaban invadiendo el territorio asirio. La metrópoli seguía intacta, pero por todos lados los estados tampón que los grandes conquistadores se habían esforzado mucho en erigir como barreras contra la invasión, se habían desprendido del yugo y, lo que es peor, de los poderosos monarcas de otras naciones, aprovechando el letargo que les embargaba. habían llegado a Asiria, estaban conquistando pueblos menores y construyendo imperios que en su nueva grandeza presagiaban un mal para el futuro de Asiria. Desde 860, cuando Salmanasar II ascendió al trono, la victoria duradera y efectiva rara vez fue con Asiria, aunque los escribas reales, como cortesanos, registran una serie de triunfos militares. Con la excepción de Ramman-Nirari III (810-782), ningún rey capaz y vigoroso había gobernado. Ese rey reinó sobre un vasto imperio que se extendía desde las fronteras de Elam en el sur, hasta Nairi y Andia en el norte, y hasta el Mediterráneo en el este. Era belicoso, y solo uno de sus años de reinado, el undécimo, lo pasó en casa. Cuatro campañas contra Hubuskia y seis expediciones al Este son una prueba de la energía que Asiria, bajo su mando, estaba ejerciendo en sus esfuerzos de conquista. Incluso contra el sucesor de Hazael de Damasco, quien había conquistado y probablemente gobernado sobre Israel, Amnion y Filistea, se aventuró a la guerra y probablemente tomó Damasco. Pero durante su reinado se opuso firmemente al creciente poder de Urartu.

Menuas de Urartu tomó de Asiria las tribus alrededor del lago Urumia y anexó grandes partes de Hubuskia, erigiendo en las rocas del paso de Rowandiz las estelas que registran sus logros. Expulsó a los asirios del lago Van y llegó tan al este como más allá del Éufrates, imponiendo impuestos a Miletene. Su hijo Argistis continuó la obra de su poderoso padre y, al menos en un pasaje de sus Anales, debemos concluir que derrotó a los asirios en una gran batalla. El año 778 en las Listas Cronológicas registra una campaña contra Urartu. Esta es la derrota sufrida por Salmanasar en Sarisadas. Los años 776 y 774 registran campañas de Urartian, en las cuales Asiria perdió terreno. Así, Asiria, bajo el débil gobierno de Salmanasar, perdió sus posesiones del norte y las de Miletene. En 773 y 772, para dominar Occidente, tuvieron que emprenderse campañas contra Damasco y Hadrak, la primera de las cuales había sido completamente sometida por Ramman-Nirari III. También debe haber habido disturbios en Siria, porque la tierra de Patin de Ashurbanipal ya en la época de Tiglath Pileser III se dividió en los cuatro principados de Unqi, Samal, Yaudi y Patin. También contra Hatarika, que se había convertido en la potencia dominante en el norte de Siria, Ashurdan tuvo que librar la guerra dos veces, mientras que en 754 se comprometió con Arpad, que junto con Hatarika había llegado a compartir la supremacía en el norte de Siria. Así, se verá que Asiria fue perdiendo gradualmente su control, y la revuelta registrada para 746 en Kalah, que resultó en la entronización de Tiglat Pileser III, al mostrar la debilidad de sus predecesores, solo enfatizó la debilidad que había sobrevenido a Asiria. Ahora se necesitaba un gran hombre, una necesidad que fue suplida en la persona del soldado que, cualquiera que fuera su verdadero nombre, tomó las riendas del gobierno y comenzó su reinado, asumiendo el nombre de uno de los más grandes conquistadores de Asiria y convirtiéndose en Tiglath Pileser III.

El hecho de que ganara la corona elevó el levantamiento a la dignidad de una revolución y ciertamente fue antisacerdista en su carácter esencial. Tanto es evidente en la historia de sus sucesores, desde Salmanasar hasta Esarhaddon. Mientras el tributo de las dependencias estuvo disponible para fines militares, la imposición de los impuestos del templo por el sacerdocio no causó dificultades fiscales apreciables. Una vez que esta fuente de ingresos se redujo, los inmensos ingresos del sacerdocio deben haber cobrado gran importancia a los ojos de todas las divisiones de la sociedad secular. Y estos ingresos estaban exentos de los usos ordinarios del estado. Las ciudades más grandes (estas eran de origen sacerdotal) también gozaban de exenciones tan privilegiadas que un movimiento antisacerdotal seguro despertaría en ellas antagonismo. Por lo tanto, una revolución exitosa ciertamente no recibió su inspiración de ellos. Sin embargo, para la población del país y para aquellos interesados ​​en ella, sería un alivio. Sobre ellos la carga de los impuestos cayó con fuerza empobrecedora tan pronto como la corriente de tributos dejó de fluir hacia las arcas imperiales. Este estado de cosas encontró en Tiglath Pileser el hombre que supo aprovechar la situación.

Su hijo tenía la naturaleza de las cosas para seguir la política de su padre. Pero, mientras que el primero podía basar su demanda de aprobación popular en el éxito de sus hazañas militares, y no tenía que apoyar su reputación de sentimientos anti-sacerdotales en una represión exagerada del sacerdocio, su hijo, carente del glamour de los logros militares , sólo pudo demostrar su lealtad a las fuerzas que habían coronado a su padre ya él mismo mediante un constante antagonismo con los sacerdotes y las ciudades sacerdotales. Llegó a imponer tributo a la ciudad sagrada de Ashur. La afirmación de que Ashur en su ira le dio el trono de Salmanasar a Sargón sólo puede significar que el partido sacerdotal, aprovechándose de los sentimientos de repulsión que este sacrilegio debe haber causado, recuperó el poder suficiente para derrocar al partido militar. Lo básico que fue el conflicto entre el sacerdote y el pueblo se puede determinar a partir de las acciones de los reyes posteriores, Senaquerib, Esarhaddon y Ashurbanipal. El primero volvió a favorecer al partido militar, y el último siguió sus pasos, mientras que Esarhaddon, como Sargón, nunca dejó de exaltar la jerarquía. Las afiliaciones de Tiglath Pileser III quedan ampliamente evidenciadas cuando comparamos su actitud hacia Babilonia con la de los dos últimos reyes nombrados. Él era tan hostil como favorables. De hecho, Esarhaddon mostró sus sentimientos mediante un acto único en la historia de Asiria. Al proporcionar materiales para la construcción de su palacio en Kalah, deliberadamente mutiló y luego sacó las esculturas y tablas de Tiglat Pileser del Palacio Central de Salmanasar II.

Sobre la ascendencia de Tiglath Pileser III sabemos poco. Pero a pesar del hecho de que era un usurpador, lo que solo puede significar que era un hijo menor y no estaba en la línea directa de sucesión, no es necesario suponer que no era de sangre real. La verdad es que nunca menciona a su padre. Pero eso prueba poco, porque lo mismo ocurre con Senaquerib, cuya relación con Sargón sólo conocemos por las palabras de Esarhaddon. Tampoco la profanación de los monumentos del Palacio Central por parte de Esarhaddon nos obliga a negar el linaje real al usurpador. Como hemos visto, esto puede explicarse razonablemente como la protesta de Esarhaddon contra las acciones de un "rey impío". De hecho, hay buenas razones para creer que era hijo de Adad-Nirari IV.

La personalidad del nuevo gobernante sólo se puede trazar de forma exigua. No tenemos ninguna prueba para caracterizarlo, más allá de decir de la manera más general que fue brillante y enérgico como líder militar, y que sus dotes naturales como estadista estaban totalmente a la altura de las exigencias de las circunstancias que lo rodeaban. él. Su política de colonización, de la que hablamos en otro lugar, lo demuestra. Parece haber establecido una nueva moda bastante notable para un antiguo conquistador, en el sentido de que no se puede citar ninguna indicación de crueldad desenfrenada en las inscripciones. Al igual que con sus sucesores, Sargón y Esarhaddon, la tortura y la matanza al por mayor se limitan a ocasiones en las que tales acciones surgieron por una necesidad imperiosa. Tampoco se le puede acusar con justicia de simple ansia de conquista. Como usurpador, por supuesto, tenía que hacer valer su posición.

Pero su continua campaña, con la consiguiente explotación de territorio extranjero y la imposición de un enorme tributo, surgió de las necesidades del Imperio cuando llegó al trono. Si tenía que hacer extensas conquistas por cualquier otra razón que no fuera para agrandar el Imperio, era sólo para asegurar una afluencia constante de tributos con los que aliviar la agobiante situación financiera del pueblo. Sólo así pudo verificar la afirmación de los revolucionarios de que la pobreza actual se debía a las irracionales exacciones del sacerdocio. Si la mera lujuria de conquista lo hubiera animado, habría sido un usurpador únicamente del tipo oriental común. Un examen de los registros milita fuertemente en contra de tal conclusión. Si bien los cronólogos asirios, al no ser historiadores en el sentido moderno, no nos dicen nada de las circunstancias que llevaron a la revolución, podemos inferir la verdad de la situación a partir de un hecho muy significativo. El primer cuidado de un usurpador común es protegerse contra los reclamos y operaciones del heredero legítimo a quien ha desplazado. En el caso de Tiglath Pileser III, el partido del heredero natural era el sacerdocio. Si la demanda de un cambio completo no hubiera sido a nivel nacional, no podría haberse aventurado a dejar su capital poco después de su coronación. Sin embargo, apenas habían transcurrido seis meses, es decir, en la primera mitad de su primer año de reinado, cuando emprendió su campaña inicial. Ningún aventurero usurpador se habría atrevido a arriesgar tal movimiento.

LAS FRONTERAS SUR Y OCCIDENTAL

Desde el principio fue evidente que Tiglath Pileser había formulado planes para hacer frente a los problemas que enfrentaba él y su país. En lo que respecta a la mera conquista, muchos de sus predecesores habían tenido un éxito eminente. Sólo cuando surgió la cuestión de la organización de los territorios y pueblos conquistados, fracasaron. Hasta la época de Tiglath Pileser, la conquista y la revuelta se sucedieron con una regularidad casi infalible, y el tiempo durante el cual la mayoría de las dependencias permanecieron leales fue directamente proporcional a la capacidad militar del entonces rey gobernante. Tiglath Pileser planeaba poner fin a tal lealtad oportunista. Inauguró un sistema de colonización destinado a hacer del Imperio asirio un todo bien regulado y orgánico, cuyas posesiones más lejanas estarían firmemente unidas al país imperial por lazos orgánicos. A este respecto, Tiglath Pileser fue un innovador, pero en el plan general de conquista que perseguían los antiguos reyes, bien podía permitirse ser un imitador. Habían seguido un curso perfectamente natural y razonable. El objetivo práctico de todos estos monarcas era idéntico, a saber, en el sur, Babilonia debía ser considerada vasallo dependiente, y en el este, las tribus que habían colonizado en Babilonia tenían que ser restringidas, no sea que, obteniendo un punto de apoyo permanente allí, podría resultar un serio obstáculo para la expansión asiria en esa dirección.

En el norte, la gente de Urartu y sus aliados naturales tuvieron que verse debilitados por la constante vergüenza de la batalla, no fuera que por una alianza con los armenios finalmente desplazaran a Asiria como dueña de las "Cuatro Cuartas partes del Mundo". La gran extensión de territorio en el oeste que llegaba al Mediterráneo no contenía una sola nación lo suficientemente poderosa como para amenazar la dominación de Asiria, pero los pueblos asentados en esa región eran ricos en muchos productos requeridos por Asiria. En el plan imperial, estas tierras occidentales estaban destinadas a proporcionar un campo para la expansión territorial, a proporcionar los medios necesarios para mantener las finanzas asirias al tanto de sus grandes necesidades y para suministrar al país los bienes de importación deseados. De acuerdo con este plan tradicional, Tiglath Pileser III emprende su primera campaña contra Babilonia, partiendo en septiembre de 745.

Pero pensar que se movió contra Babilonia como enemigo es perder por completo la visión de estadista que mostró durante su reinado. Asiria era el señorío de Babilonia y es muy probable que Nabunasir, el rey de Babilonia, al ver que un hombre enérgico y hábil ahora gobernaba en Kalah, se alegró de poder invocar su ayuda contra los arameos y los caldeos que amenazaban a la región oriental. y fronteras del sur de Babilonia. La pronta respuesta de Tiglath Pileser al llamamiento no solo estuvo animada por la necesidad de controlar a estas tribus, sino también por consideraciones personales y políticas. Era rey por derecho de revolución, pero ninguna consagración religiosa había legitimado su acceso. En Asiria no podía rebajarse a recibir tal consagración, porque el sacerdocio no se la habría concedido, y las clases militares, cuyo antagonismo con el sacerdocio había engendrado la revolución, no lo habrían tolerado si él la hubiera aceptado. A ellos les habría parecido que se había sumado en secreto a los intereses del Templo, pero del sacerdocio babilónico, cuya consagración hizo que su gobierno fuera tan válido como el de los sacerdotes de Asiria, pudo recibir y recibió sanción religiosa. Tampoco lo negarían siempre que consintiera en acudir en ayuda de su rey y su país, amenazado como estaba por poderosos enemigos en la frontera. Bajo sus auspicios pudo ofrecer sacrificios a Bel, Nebo, Nergal, Sarpanit y Tasmit, en aquellas ciudades babilónicas que visitó durante su primera campaña. Entonces podría regresar a casa como un rey cuya coronación había perdido el último vestigio de ilegitimidad porque los dioses habían aceptado sus ofrendas y le habían otorgado la victoria.

También, por otra razón, no habría tenido ningún propósito rentable que Tiglath Pileser desempeñara el papel de enemigo contra Babilonia en este momento. En su primera campaña, un usurpador debe salir victorioso. Si hubiera salido como el enemigo declarado de Babilonia en esta campaña, no podría haber reclamado una victoria completa, a menos que hubiera logrado destronar a Nabunasir. Sin duda podría haberlo hecho, porque Nabunasir no estaba en posición de ofrecer una resistencia efectiva, pero tal paso habría causado una gran vergüenza a Tiglath Pileser. Para legitimar su coronación, se habría visto obligado a "tomar las manos de Bel". Como veremos más adelante, no pudo hacer esto en ese momento, y haber omitido esa ceremonia habría significado una ofensa capital contra el sacerdocio de Babilonia. En casa, podía permitirse el lujo de enemistarse con el sacerdocio, pero no podía arriesgarse a una política similar en Babilonia. A diferencia de sus competidores en el norte, los sacerdotes babilónicos eran en este momento normalmente poderosos en los asuntos políticos de su país. Su influencia también se sintió fuertemente en Asiria. Los asirios, aunque habían participado muy recientemente en una revolución contra su propio sacerdocio, no tenían ningún sentimiento de antipatía hacia los sacerdotes de Babilonia. Por el contrario, la influencia religiosa de Babilonia sobre Asiria nunca se debilitó realmente durante todo el período de supremacía asiria. Fue muy fuerte en este momento. Si Tiglath Pileser se hubiera coronado rey de Babilonia sin 'agarrar las manos de Bel', no solo habría sido considerado un déspota sacrílego por la gente del sur, sino también por sus propios compatriotas, y se habría ganado la enemistad. de un orgulloso estado vasallo cuyo sentido de independencia era fuerte además de la oposición de una gran parte de la sociedad asiria. Si, por otro lado, en 745, se hubiera sometido a la coronación sacerdotal, podría haber ganado poder y popularidad en su país y en el sur, pero tal popularidad adicional habría durado poco, especialmente en Babilonia, para la ceremonia de “ agarrar las manos de Bel ”tenía que repetirse anualmente en la ciudad de Babilonia. Haberlo perdido solo una vez habría invalidado su soberanía. Si hubiera intentado, a pesar de la omisión, retener la corona, los sentimientos del sacerdocio y de todos los babilonios se habrían ultrajado, y a sus ojos, Tiglath Pileser se habría clasificado como un tirano despiadado que pisoteaba los derechos y las preciadas convicciones de sus súbditos.Se habría provisto a sí mismo de un enemigo incansable a sus mismas puertas y habría puesto en peligro sus grandes planes. En los años venideros, todas sus campañas tendrían que organizarse con miras a estar presente en Babilonia para la imperativa ceremonia anual. Un rey cuyas operaciones futuras ya estaban planificadas, y que de acuerdo con ellas tendría que viajar tan lejos como Urartu, o incluso el Mar Caspio al norte y el Mediterráneo al oeste, tuvo que posponer la asunción de la realeza completa sobre Babilonia hasta el momento en que sus provincias más lejanas estuvieron ligadas duraderamente al Imperio, y sus gobernadores y lugartenientes habían aprendido, bajo su propia instrucción, cómo mantener las posesiones del rey con la ayuda del sistema que la corona tenía la intención de inaugurar.

Su propósito en esta campaña no era, entonces, subyugar a Babilonia, sino evitar que cayera en manos de los arameos y caldeos. Estas tribus fueron su primera preocupación, ya que dejarlas sin ser molestadas podría en algún momento futuro haber ocasionado serios obstáculos para el enjuiciamiento completo de cualquier expedición lejana en la que pudiera estar involucrado y es concebible que mientras estuvo en el lejano oeste incluso podría amenazar seriamente a Asiria. Más tarde tuvo que librar una enérgica guerra con los caldeos, y su poder se demuestra por el hecho de que, incluso cuando tuvo la oportunidad de dedicar toda su atención a ellos, fueron lo suficientemente fuertes como para mantener a Sapia, su capital, contra todos. esfuerzo de Tiglath Pileser, aunque en ese momento (733) sus tropas eran veteranos, y él un poderoso conquistador con un largo historial de brillantes victorias.

Ahora, en 745, estas tribus aramea y caldea se habían acercado a una distancia sorprendente de Babilonia. Una rama de estas dos tribus en el este del Tigris era nómada, pero las secciones más peligrosas, aunque no las más numerosas, se habían apoderado de varias ciudades importantes en la margen derecha del Éufrates, cualquiera de las cuales podría usarse como base. de operaciones para un ataque a Babilonia. Una vez que esa ciudad estuviera en sus manos, habrían estado en condiciones de amenazar a la misma Asiria. Marchando directamente hacia el sur, Tiglath Pileser ataca y toma en orden las ciudades que estaban en poder de sus enemigos. Estos fueron Dur-Kurigalzu, Sippar, Pazitu, Pahhaz, Nippur, Babylon, Borsippa, Kutu, Kis, Dilbat y Uruk. Expulsó a las tribus arameas desde las orillas del Bajo Zab hasta las orillas del río Uknu. Redujo el Patti-Canal, y en el sitio de Til-Kamri que se llama Humut construyó una ciudad fortificada, a la que le dio el nombre de Kar-Assur también una segunda ciudad cuyo nombre estaba escrito al final de Anales, línea 21, pero que se ha separado. El anfitrión cree que pudo haber sido Dur-Tukulti-apil-isarra. Estas dos ciudades se convirtieron en los puestos centrales de guarnición de los distritos conquistados, donde instaló a sus lugartenientes, habiendo puesto el territorio bajo la jurisdicción de las dos provincias vecinas de Barhazia y Mazamua. Los tenientes no solo tenían que recaudar suficientes ingresos para los fines de la ocupación militar, sino que también tenían que entregar una suma considerable al tesoro imperial, ya que su evaluación anual se fijaba en la gran suma de diez talentos de oro y mil talentos de plata. , además de tributo en ganado y otros bienes. De E-sagila, E-zida y E-sitlam, los sacerdotes traían regalos como prueba de sumisión al conquistador.

Con la culminación de su primera conquista, Tiglath Pileser comenzó a poner en práctica su política de colonización. Los pueblos conquistados fueron esparcidos y sus tierras repobladas con colonos de Mazamua y Barhazia. Su objetivo era, por supuesto, evitar futuras oportunidades de conspiración o revolución, y volvió impotentes a las tribus subyugadas, tanto guarneciendo sus tierras como dispersándolas en colonias muy diferentes, impidiendo así la posibilidad de una acción concertada de su parte.

Pero, aunque en esta campaña penetró hasta Nippur en el sur y había subyugado al país hasta las estribaciones de Elam, limpiando las llanuras y cuencas de los ríos de tribus hostiles, su trabajo eventualmente no habría servido para nada, de haberlo hecho. no penetrado hasta las tribus de las montañas en sus fortalezas montañosas en el campo más allá. No haberlos molestado debe haber invalidado sus esfuerzos en las tierras bajas. Desde las tierras altas, un enemigo invicto podría haber descendido a las llanuras para deshacer todos los resultados victoriosos de la primera campaña.

Para asegurar Asiria y resolver asuntos en su frontera sur inmediata y sus fronteras orientales, emprendió en el año siguiente (744) su segunda expedición, la contra Namri.

Sin embargo, la frontera sur no podía considerarse segura hasta que se hubieran asegurado los pasos al este del Diala. Su ocupación y fortificación servirían al doble propósito de un puesto fronterizo defensivo, y en caso de cualquier avance futuro en el país más allá, los caminos estarían despejados para cualquier invasión que pudiera contemplar. No solo es probable que Tiglath Pileser dividiera su ejército en dos cuerpos para esta campaña, sino que con toda probabilidad uno de estos cuerpos se movió en al menos dos columnas. Un cuerpo operaba hacia el sur. Partiendo de un punto no muy al norte de la moderna Bakuba, siguió un curso generalmente paralelo a la orilla este del Diala y presumiblemente cruzó la división donde una de las ramas del río Konchitum atraviesa las colinas, no lejos del moderno Imam-Esker. avanzando hacia el este invadieron Erinziasu, Bit-Hamlan, Bit-Sumurzu, Bit-Barrua, Bit-Zualzai, y luego Ariarma, Tarsarranihu y Saksukni.

El cuerpo del norte bajo el gobernador provincial Assur-danin-ani, tenía la tarea de subyugar a los "poderosos medos". Lograron conquistar un territorio tan extenso que es más que probable que operaran en al menos dos columnas separadas. Pero los Anales nos ayudan poco a trazar sus respectivas rutas. Sin embargo, es probable que no dividieran fuerzas hasta que llegaron a la llanura del Shehrizor. Esto, en lo que respecta a la naturaleza del país, podrían haber entrado más fácilmente marchando a lo largo de la orilla occidental del Diala, al sur del Segrime Dagh, y siguiendo paralelamente al Shirwan, una rama del Diala. En algún punto que dominaba los diversos caminos hacia Media, quizás cerca de la moderna Behistun, se separaron. Una división, yendo hacia el noroeste, invadió Bit-Abdadani y Bit-Zatti, luego, girando hacia el noreste, en el flanco derecho de su ruta anterior, derrotaron a las tropas de Bit-Tazzaki. La segunda división, comenzando en dirección al sureste, venció a Bit-Istar y, desde allí, hacia el sur, llevó sus armas victoriosas a través de Bit-Sangibutti y Bit-Sangi. Una media vuelta hacia el norte los llevó a Bit-Kapsi y finalmente aún más al norte a Arazias y Parsua. Las dos divisiones habían trazado juntas un círculo casi completo, y ahora probablemente reunieron sus fuerzas en el punto de encuentro designado. Lo más probable es que este fuera su punto de partida cerca de Behistun. Aquí parece estar el sitio de Nikur, la fortaleza que en Anales se registró como destruida. Fue reconstruida como una base estratégica, para controlar todo el país que había sido invadido por ambos cuerpos. Aquí se estableció un gran número de personas de las diversas tribus conquistadas y se colocó un gobernador provincial sobre ellas, mientras que otras del norte fueron colonizadas en Bit-Sumurzu y Bit-Hamban, y otras más en Zakruti. Antes de llegar a Nikur, los dos cuerpos habían efectuado un cruce, posiblemente en Arazias, que pudieron haber conquistado juntos. No se puede determinar si Arakuttu y Nisai también fueron alcanzados en este año. Ninguno de los dos se menciona en los Anales. Lo más probable es que su turno no llegue hasta el año 737, cuando se libró una segunda guerra en las regiones aquí consideradas.

El rendimiento del botín de la campaña debe haber sido enorme. Caballos, mulas, ganado mayor y menor, camellos, armas, metales preciosos y piedras, y todo tipo de productos se llevaron como trofeos y como lucro. Se impuso un tributo de 300 talentos de piedra uknu (lapislázuli) y 500 talentos de plata, y se deportó a 65.000 prisioneros para colonizar otras dependencias.

Los enemigos más cercanos ahora estaban indefensos. Al final de dos años de reinado, debió haberse traído suficiente tributo y botín a Asiria para satisfacer incluso a un pueblo cuya provisión previa durante algunos años había sido mínima. Sin duda, Tiglath Pileser había hecho su posición tan fuerte que en el futuro sus campañas podrían llevarlo a grandes distancias sin tener que temer que cualquier revolución en su país amenazara seriamente su corona. Estas dos primeras expediciones habían tenido un éxito brillante. El usurpador había justificado todas las profecías en cuanto a sus poderes. Distritos enteros estaban reducidos a cenizas. Las antiguas ciudades fortificadas, que se habían convertido en una amenaza, fueron destruidas. Los enemigos poderosos se habían aterrorizado al ver montones de muertos y heridos, y se les enseñó a comprender lo que les deparaba el futuro a los enemigos de Asiria. En momentos importantes, Tiglath Pileser había erigido calam sarrutia, "imágenes de mi realeza". Se dedicó mucho botín al dios Assur, y su terror siempre estuvo ante los ojos de los pueblos heridos.

Aunque no todos los distritos conquistados se incorporaron formalmente al Imperio, Tiglath Pileser había comenzado, en 744, el verdadero trabajo de asimilación y fusión. Estas tribus orientales eran en su mayoría iraníes y kasitas. El último había establecido en algún momento una dinastía de treinta y seis reyes en Babilonia, y hasta el año 702, Senaquerib había considerado necesario reprimirlos. Sus tradiciones deben haberles hecho apreciar un grado de independencia tan fuerte que resultó casi imposible someterlos por completo. Quizás fue debido a este aprecio por su identidad babilónica independiente que el plan de colonización de Tiglath Pileser nunca resultó realmente en su total asimilación, y pueden haber sido la causa de su campaña de 737.

Tiglath-Pileser III recibiendo homenaje

El objeto de la campaña de 743 no contemplaba un conflicto directo con la propia Urartu. El día de una movida tan vital aún no estaba cerca. El triunfo sobre los enemigos medianos, aunque decisivo, no podía compararse en modo alguno con la lucha que Sardurri III de Urartu estaba dispuesto a librar por la supremacía en Asia. Era un enemigo digno de la mayor consideración, ni él y su pueblo pelearían con menos furia y amargura contra Asiria, porque el calibre de la batalla que se avecinaba no era un pequeño principado, sino el señorío de toda la mitad norte del continente o quizás la propia independencia. No había lugar para dos grandes potencias de igual fuerza y ​​recursos en Asia. Las grandes naciones aún no habían aprendido a vivir amistosamente una al lado de la otra. Entre ellos era seguro que habría un conflicto constante hasta que uno u otro fuera completamente subyugado y dependiente de su conquistador o hasta que fuera aniquilado por completo. Ser menos poderoso que un pueblo vecino era en sí mismo una profecía de que la independencia duraría poco.

Como estaba la situación ahora en Asia, Asiria o Urartu deben esperar inclinarse ante la destreza superior del otro, y el problema podría depender del resultado de un solo compromiso. Esa cuestión tampoco fue una conclusión inevitable. La gloriosa tradición de Asiria fue un activo valioso en la lucha por venir, pero esta gran tradición no fue de ninguna manera su única arma. Como se ha visto, cuando Tiglath Pileser III subió al trono, Asiria estaba en un estado de letargo, pero su vitalidad y vigor fundamentales no se vieron afectados. Solo necesitaba un gobernante vigoroso y capaz, con quien la mayoría de la nación debería estar en total acuerdo, para despertarla a un gran esfuerzo. Que Tiglath Pileser era un hombre así lo indicaban claramente sus dos campañas anteriores, pero el urartiano también se había acostumbrado a la victoria, y no solo sobre las naciones insignificantes, sino sobre la misma Asiria. Como vimos en el Capítulo II, desde la época de Ramman-Nirari III, hasta la fecha misma de la coronación de Tiglath Pileser, el poder de Urartian había ido aumentando constantemente. Menuas había medido su fuerza con Asiria, y tanto él como su hijo Argistis habían demostrado ser los monarcas más agresivos y exitosos de su dinastía. Tiele ha hecho una lista de las posesiones más importantes de Menuas, e incluye la tierra de los hititas, Melitene, Man y Urmedi. Él, a su vez, legó a su sucesor, Sardurri III, un imperio cuya mayor parte había sido arrebatada a Asiria y que se encontraba entre sus posesiones más valiosas. Cuando Tiglath Pileser entró en contacto con Sardurri, el territorio urartiano había alcanzado su mayor extensión. Su línea fronteriza norte y noreste atravesaba las llanuras de Alexandrapal y el lago Gokcha (Transcaucasia) y se extendía hacia el noroeste hasta Hassankala cerca de Erzerum, Aschgerd y Delibaba. Al oeste estaba el Murad Tschai, con los puestos de avanzada más lejanos en Masgerd al norte de Kharput y en Isoli. En el sur, su línea corría a lo largo de la cadena montañosa entre Armenia y Mesopotamia, y en el extremo este, desde el lago Gokcha hasta Ordaklu. Tampoco parece que este gran imperio haya estado unido libremente. La forma en que muchos de los estados independientes resistieron a Tiglath Pileser demuestra que los reyes de Urartian habían logrado hasta un grado sorprendente hacer que los vasallos y tributarios fueran firmes en su fidelidad. La decidida y amarga oposición que los príncipes sirios ofrecieron a las armas de Tiglath Pileser, obligándolo a pasar tres años en Occidente antes de que pudieran verse obligados a renunciar a su adhesión a Sardurri, indica la gran medida de dominio urartiano sobre posesiones territoriales muy amplias. .

Sardurri también había demostrado su capacidad para los logros militares. Hacia el año 755 había conquistado Melitene, y hacia el 744 los países de Tauro y Amanus también eran suyos. De ellos y del apoyo de Arpad, podía depender del concurso que tenía ante sí. De hecho, es sorprendente que no avanzara hacia el lejano oeste y conquistó tanto Damasco como Israel. El primero era en ese momento muy débil, e Israel, aunque aparentemente próspero durante el reinado de Jeroboam II, como testifica Amós, no era intrínsecamente fuerte. La debilidad de los reinos vecinos explica plenamente la gloria exterior del reinado de Jeroboam e incluso esto estaba comenzando a desvanecerse durante los últimos años de su vida. Quizás Sardurri se dio cuenta de que era descortés intentar una mayor extensión del territorio en este momento, porque Tiglath Pileser había demostrado que no era un debilucho. Sería suficiente para el rey de Urartian por el momento, si tan sólo pudiera defenderse de Asiria. Tampoco formaba parte de su plan empujar más hacia el oeste lejos de sus provincias de origen y dejar un enemigo fuerte en su retaguardia. Podía permitirse el lujo de dejar que los asirios dieran el primer paso. Esto, Tiglath Pileser se vio obligado a hacer. Quizás uno de los deseos secretos que tuvo al hacer su campaña del año anterior en Armenia y el Este fue que Sardurri dejara Van y viniera al sur para encontrarse con él en terreno neutral. Pero Sardurri no se movió. Haber intentado marchar contra la capital de Sardurri y atacar en el centro mismo de las cosas habría significado un largo viaje a través de pasos montañosos cubiertos de nieve, fácil de defender para los armenios. Para un intento peligroso de ese tipo, Tiglath Pileser no estaba preparado en 744. No se atrevió a arriesgarse a la posibilidad de un revés. En ese caso, los aliados de Urartian se habrían aferrado más a su lealtad, y fue con estos aliados, particularmente con los hititas y sirios, que gran parte del poder de Sardurri residía.

El plan más prometedor, por tanto, era atacar en algún lugar del norte de Siria. El tributo y los impuestos de esta rica parte de Asia eran esenciales para Sardurri, y su pérdida amenazada no dejaría de llevarlo de su capital custodiada por las montañas a las llanuras. Aquí, sin incurrir en el peligro, la fatiga y la demora de una larga marcha alrededor del lago Van, la ventaja estaba con Tiglath Pileser. Si Sardurri se quedara en casa, sería el perdedor, ya que eso debió equivaler a una confesión de miedo y, como tal, habría sido un golpe moral a la influencia de Urartu.

Las fuentes mencionan a Agusi, Qummuh, Melid, Samal y Gargum, como los aliados activos con los que Tiglath Pileser tuvo que tratar. A principios de 743 marchó hacia el oeste, y la entrada del Canon de ese año dice "ina Arpadda", en la ciudad de Arpad. En ninguna parte de sus inscripciones Tiglath Pileser insinúa una batalla o un asedio que le aseguró la posesión de la ciudad en este año. No hay justificación, con Rost, para cambiar la preposición de, en un, para ana, y sobre esa base postula una situación en la que Tiglath Pileser asedia esa ciudad y se vio obligado a levantar el sitio cuando se enteró de que Sardurri acudía en auxilio de su aliado. El Canon dice claramente, Ina Arpadda. Pero no sabemos cómo entró y se apoderó de él. Tiele cree que en 744 Arpad estaba en posesión de Asiria, y que Tiglath Pileser tenía la intención de usarlo en esta campaña como base de operaciones. De todos modos, aunque no sabemos cómo entró Tiglath Pileser en la ciudad, pues era la capital de Mati'ilu, el aliado más fuerte de Sardurri, nos vemos obligados a admitir el hecho. Mientras se preparaba para las operaciones contra los pequeños estados circundantes, se anunció la noticia del acercamiento de Sardurri. Desde el noreste, los armenios atravesaron Kilhi y Ulluba, cruzaron el Tigris y luego al este del Éufrates en Qummuh. Había llegado a un punto entre Kistan y Halpi cuando apareció Tiglath Pileser y los rivales se unieron a la batalla entre las dos ciudades. Sardurri sufrió una mala derrota. Huyó del campo a lomos de una yegua. Su pérdida fue de 72,900 hombres (Anales 66). Su tren de equipajes, caballos, mulas, carros, incluso sus ornamentos personales, se convirtieron en el botín del vencedor y los sirvientes y hábiles obreros que habían seguido al ejército fueron hechos cautivos. Sin embargo, a pesar de todo esto, la batalla no fue decisiva. Una sola victoria no había decidido el destino de Occidente, ni Sardurri estaba completamente indefenso. El cuadro de un triunfo total con el que nos impresionarían los Anales no es la historia completa. La victoria debe haberle costado a Tiglath Pileser gran parte de su fuerza. Se vio obligado a regresar a Nínive y preparar sus fuerzas para otra campaña en Siria. Los aliados no se sintieron intimidados por la victoria de Tiglath Pileser. Los encontró aún más difíciles de superar que el propio Sardurri y esto es especialmente cierto en el caso de Mati'ilu de Agusi. Fue él quien hizo que Tiglath Pileser pasara tres años en el norte de Siria, llevando a cabo campañas secundarias, pero principalmente tratando de reducir la ciudad de Arpad. Hemos visto que el Canon para 743 registra la entrada de Tiglath Pileser en Arpad. El año 742 habla de otra expedición contra la misma ciudad, así como la entrada de 741, agregando que tomó tres años capturar Arpad. Como se ha dicho, en 743 Tiglath Pileser dejó Arpad para encontrarse con Sardurri en Qummuh.Por lo tanto, si esa ciudad solo se rindió al rey asirio en 741, parece que mientras Tiglath Pileser estaba comprometido en Kistan, los aliados en Siria tomaron Arpad durante su ausencia. Y el gran rey, agotado por la batalla de todo el día en Qummuh, no pudo hacer nada más en 743 que capturar algunas ciudades en esa tierra. Ezzida, Harbisina y Ququsansu, los saqueó después de cruzar el Éufrates.

Mientras Tiglath Pileser pasaba el invierno en Nínive preparándose para la reanudación de las operaciones en Siria el año siguiente, Mati'ilu se preparó para el inevitable asedio de Arpad. Habría hecho las paces con Tiglath Pileser y, de haberlo hecho, es probable que hubiera recibido condiciones razonables. Pero Sardurri había escapado a su propia tierra, y su aliado esperaba que reuniera una nueva fuerza con la que acudir en ayuda de los asediados confederados en Siria. Por tanto, cuando el asirio volvió a aparecer ante Arpad, se enfrentó a una oposición muy fuerte. Lo bien que Arpad debe haberse preparado para este asedio es evidente por el tiempo que requirió tomar la ciudad. Ciertamente, Tiglath Pileser no se sentó ociosamente ante las murallas y esperó en silencio el hambre de la ciudad. Se enviaron expediciones desde su campamento armado en todas direcciones y los aliados fueron vigilados cuidadosamente para evitar una acción concertada. Cuando en 740 la ciudad capituló por fin, todos los miembros de la liga, excepto uno, estaban ansiosos por unirse al vencedor. El destino de Mati'ilu estaba sellado. Perdió su trono, y si los registros estuvieran completos, sin duda deberíamos enterarnos de su ejecución. Uriarik de Que, Pisiris de Karkamis, Kustaspi de Qummuh y Tarhulara de Gargum se apresuraron a ir a Arpad en persona para hacer las paces con Tiglath Pileser y reconocer su señorío. Las condiciones que exigió fueron duras. Los Anales, en los que se indicó la cantidad de tributo, están rotos (Anales 89-90). Todo lo que queda es la mención del marfil, la piel de elefante, la tela púrpura, el plomo, la plata y el oro. Pero la medida de su humillación era completa y no deseaban prolongar la resistencia. Si hubieran considerado oportuno hacerlo, un nuevo líder se habría proclamado a sí mismo en la persona de Tutamu de Unqi. Unqi, originalmente solo el borde occidental de Patin, en ese momento había ganado el control de todo el país. Se encontraba entre los ríos Éufrates y Orontes, y se extendía hacia el norte más allá del Afrin. La ciudad capital era Kinalia, y contra ella Tiglath Pileser procedió sin demora. De un pasaje en Asurb. III. 70-92, podemos determinar la ruta que siguió el ejército. Partieron de un punto entre Karkemis y Til-Barsip y tuvieron que cruzar Afrin antes de llegar a Kinalia. Pero primero llegan a Hazzaz (Azaz). Siendo esta una ciudad importante, probablemente había una carretera militar desde Karkemis y Hazzaz, que conducía al río Afrin. En tiempos posteriores (pre-griegos), tal camino iba desde Birejik (Zeugma), un poco al sur del sitio de Karhemis hasta Aintab. Después de capturar Hazzaz, Tiglath Pileser trató de manera similar con Aribua, y continuando hacia el sur golpeó la carretera que viene de Alepo, corre un poco al sur de Hazzaz, y de allí a través de las puertas sirias hasta Beilan y la costa. Llegó a Kinalia después de seguir este camino a través del Afrin y lo tomó sin mucha dificultad. En el curso del ataque fue destruido. Esto debemos inferirlo porque en Annals 97 se nos dice que fue reconstruido. Unqi fue puesto bajo un gobernador provincial, y mucho botín compensó los gastos y problemas de la campaña. Tutamu perdió su vida. Su destino fue una terrible advertencia para todos los príncipes vecinos, y fue una suerte para Hiram de Tiro y Rezin de Damasco que sus emisarios hubieran sido apresurados a Tiglath Pileser con muestras de sumisión poco después de que él había reducido a Arpad.

Tiglath Pileser aún no había terminado en el lejano oeste, pero quizás sea mejor para nosotros, por el momento, ignorar el orden cronológico de sus campañas, y dejar sus actividades en Ulluba (739), y las expediciones contra Media ( 737), y el monte Nal (73G), y el contra Urartu (735), para otros capítulos, y para continuar aquí los detalles de su trabajo contra Siria, Fenicia, Filistea, Israel y Judá, que lo ocuparon en 738, y nuevamente de 734 a 732 inclusive.

Los principales países de Occidente que permanecieron independientes de Asiria después de la campaña de Tiglat Pileser de 740 fueron Siria, Israel y Judá, Fenicia y Filistea. Con estos en su poder, el rey asirio habría sido supremo desde el Tigris hasta el mar Mediterráneo. Quizás originalmente había tenido la intención de dedicar el año 739 a la subyugación de estos países y la reducción de todo Occidente. Pero durante ese año estallaron problemas entre los pueblos nairi y se tuvo que emprender una campaña contra Ulluba. El levantamiento en ese país probablemente fue incitado por Sardurri. Al ver que Tiglath Pileser se estaba convirtiendo rápidamente en el amo de Occidente, el rey de Urartu fomentó los problemas en Ulluba, con la esperanza de obligar a su rival asirio a regresar rápidamente a Oriente y así dar a los reyes occidentales la oportunidad de formar una liga contra su conquistador. En esto, Sardurri tuvo más que éxito. Los príncipes y principados que habían sido sometidos en 740 se rebelaron contra el yugo asirio. Así, cuando se completó el trabajo del 739 en Ulluba, Tiglath Pileser se preparó naturalmente para una segunda campaña occidental y, en consecuencia, en el 738 lo encontramos una vez más en Siria. Hasta este año, el plan de Sardurri de fomentar rebeliones contra Tiglath Pileser en una parte de Asia mientras este último estaba ocupado en otra, había tenido éxito. Mientras el rey asirio estaba comprometido en Occidente, estallaron rebeliones inspiradas en el monarca de Urartian en Oriente. Y cuando Tiglath Pileser se apresuró al Este para aplastarlos, Sardurri incitó a revueltas en Occidente. Fue por este hecho, como hemos visto, que Tiglath Pileser se vio obligado a operar en Ulluba en 739, en lugar de dedicar ese año a la continuación de las campañas sirias del 740. Pero Tiglath Pileser fue un conquistador demasiado grande para ser largo. desviado de su gran propósito por tales maquinaciones. Con Ulluba conquistado, estaba solo un paso más cerca de su objetivo final, a saber, la conquista de Urartu. Tampoco Sardurri ganó mucho con la formación de la nueva liga de reyes occidentales con la que Tiglath Pileser tuvo que tratar en 738. Porque este último derrotó a la confederación occidental, y cuando estuvo listo para llegar a una contabilidad final con Sardurri, no fue Ya era necesario que él hiciera un trabajo preliminar en Ulluba, ya que ese país ya era suyo.

Para la campaña siria del 738, el Canon hace que el objetivo sea Kullani. Su gobernante probablemente jugó un papel importante en el levantamiento, pero el líder real fue Azriau de Yaudi. Yaudi había sido gobernado por la casa de Panammu de Samal, y sin duda bajo esa dinastía, como resultado de la conquista de Arpad, se había apegado a Asiria. Ahora que una nueva coalición, independiente del liderazgo urartiano, propuso disputar la supremacía con Tiglath Pileser, la realeza de Azriau, que no era de la casa de Panammu, apunta al derrocamiento del partido proasirio en Yaudi. La confederación, incluidos los 'XIX distritos de Hamat', estaba formada por ciudades y estados situados entre el Mediterráneo y el Orontes al norte del Líbano. No es probable que Israel o Damasco estuvieran involucrados activamente en este levantamiento, aunque es algo sorprendente que Rezin no fuera el motor principal. Por esta época había comenzado a hacerse sentir en el noreste de Siria, y sin duda era el monarca más poderoso de esa parte del país. Sus recursos eran suficientes para un conflicto decidido, como demostró en 732. Ahora, él y Manahem de Israel se apresuran a rendir tributo tan pronto como les llegó la noticia de la derrota de Azriai, y todos los reyes confederados juraron fidelidad al gran conquistador. Qummuh, Tiro, Que, Gebal, Karkemis, Hamath, Samal, Gurgum, Melid, Kask, Tabal, Atun, Tuhan, Istunda y Husimna, e incluso la tierra de una reina árabe, Zabibi, se convirtieron en vasallos de Asiria. El tributo que estaban obligados a pagar incluía dinero, metales preciosos, madera, telas, camellos, caballos y rebaños de ganado. El botín era tan grande que parece que el objetivo de Tiglath Pileser no era solo reembolsarse a sí mismo el costo de la campaña, sino también hacer que el centro y el norte de Siria fueran demasiado pobres para soñar con la posibilidad de una revuelta en los años venideros. Con ese fin, también colonizó el territorio con colonos de Western Media, donde, mientras estaba ocupado con la liga siria, se había producido una rebelión. Sardurri, incapaz de enfrentarse al rey asirio en campo abierto, trató de obstaculizarlo mediante la diplomacia y la intriga, porque sin duda el levantamiento entre las tribus medias en este año se debió a la influencia urartiana. Pero si Sardurri pensó que Tiglath Pileser se apresuraría hacia el este y dejaría a los aliados en Siria libres para deshacerse del yugo, calculó mal. Tiglath Pileser de hecho se vio obligado a abandonar Siria después de aplastar la rebelión, y posponer la conquista del sur de Siria, Israel y Judá, y la región del Líbano hasta otro momento, y en 737 tenía que proceder contra Media. Pero pudo lidiar con Azriau y sus aliados en 738, y someterlos tan a fondo que, cuando cuatro años después atravesó sus tierras, camino a Damasco, fueron inofensivos para acosarlo. La revuelta en la frontera babilónica pronto fue frenada por los gobernadores de Nairi y Lullumi, que enviaron unos 25.000 prisioneros a Tiglath Pileser. Los instaló en las ciudades de Unqi, y luego dispersó a miles de hititas por las tierras de Nairi.

Durante tres años hubo paz en Occidente. A primera vista, todos los príncipes que habían jurado lealtad a Tiglath Pileser continuaron fieles, y él, satisfecho de que nuevas operaciones en esa dirección podían esperar hasta que se contara con Sardurri, no regresaron hasta 734. Para ese año, según el Canon, Filistea era el punto objetivo. Pero habría sido extraño si el verdadero problema no hubiera procedido de otro lado. En 738, Rezin se apresuró a aplacar a Tiglath Pileser con regalos. (La lista de tributos para 738 incluye gobernantes del norte y del centro de Siria, a saber, Hamat, Samaria, Fenicia, es decir, Tiro y Gubal. En la de 734 falta Damasco, pero aparecen nuevos nombres, a saber, Armad (moderna isla de Ruad), Ammón, Moab, Askalon, Judá, Edom, Gaza).

Pero, como se ha observado, Damasco era un estado poderoso. Su posición entre los reinos de Siria central y del sur era líder, y algunos de sus gobernantes anteriores habían demostrado su poder, incluso en conflicto con la propia Asiria. Ramman-Nirari, a pesar de su lenguaje jactancioso, había encontrado a su rey Mari como un enemigo fuerte y ahora, en 734, Rezin había logrado nuevamente hacer de su reino de Damasco un estado a tener en cuenta. Sin duda, Tiglath Pileser tenía los ojos puestos en los países más allá de Damasco, incluida Palestina. También es casi seguro que este gran rey había planeado una futura conquista de Egipto. Damasco fue el verdadero obstáculo en su camino. Capadocia y Que, en la costa norte del golfo de Iskanderun, eran suyas, al igual que Siria al sur de Damasco, e incluso eso, junto con Israel, ya estaba nominalmente en sus manos, pero como Mati'ilu de Arpad se había opuesto a él durante tres años, Rezin estaba preparado para hacer nada menos. No sabemos por qué el Canon hace que el objetivo principal de la expedición de este año sea Filistea. La condición mutilada de los Anales durante los dos años siguientes nos obliga a acudir a las fuentes bíblicas para obtener una imagen de las operaciones que siguen.

El registro del tributo de Menahem es el punto de partida. Este rey subió al trono como resultado de la anarquía en Israel. Su breve reinado fue inestable y su sucesor, Pekahiah, fue asesinado por Pekah, el capitán de la guardia del palacio. La anarquía en el norte le dio a Judá la oportunidad que tanto esperaba. Solo, en su atribulado estado, Israel no estaba en posición de hacer frente a su oponente del sur. Tuvo que pedir ayuda externa y el aliado lógico era Damasco. Peka llamó a Rezin en su ayuda, y los dos juntos sitiaron Jerusalén. Acaz, que había llegado recientemente al trono de Judá, no sabía a dónde acudir en busca de socorro. El consejo de Isaías lo rechazó. Los enemigos sin la puerta tenían que ser rechazados. A Acaz tampoco le parecieron tan insignificantes como "dos colas de un tizón humeante". ¿De qué le servía que antes de muchos años las riquezas de Damasco e Israel serían "llevadas ante los ojos del rey de Asiria"? ¿Y de qué sirvió la fe en Dios mientras Pekah martillaba las puertas? "Las aguas de Silo que van despacio" (Is. VIII. 6) no apagaban los tizones. Se hizo imperativo conseguir ayuda de algún sector, y sólo había dos posibilidades, Egipto o Asiria. De estos dos, Asiria era el aliado lógico, porque Israel tradicionalmente se había aliado con Egipto (Oseas VIII. 12). Acaz apeló a Tiglat Pileser, ya que de él podía esperar más consideración que del Faraón. “Yo soy tu siervo y tu hijo sube y sálvame de las manos del rey de Siria y de las manos del rey de Israel” (2 K. XVI. 7). No fue necesaria una segunda invitación. Menahem ya había pagado tributo, pero ahora Tiglath Pileser tenía una excusa para invadir el país. Vino, pero todavía no tenía necesidad de proceder contra Samaria ni contra Damasco. Acaz había invocado su ayuda, pero el asirio tenía sus propios planes. De camino a Jerusalén había otras tierras que conquistar. Además, Rezín y Peka fueron cada uno por su propio camino, uno a Samaria y el otro a Damasco.

Probablemente tomando la ruta habitual a través de la depresión del Líbano en el valle de Orontes, Tiglath Pileser hizo tributarias a varias ciudades fenicias, y una expedición a Filistea dirigida por uno de sus generales logró dominar esa tierra. Hanno de Gaza, sin atreverse a resistir y sin querer rendirse, huyó a Egipto. Podemos ver por esta circunstancia que el ojo de Egipto estaba sobre los eventos actuales. Egipto nunca estuvo seguro sin puestos de avanzada en Siria y nunca falló, cuando fue posible, en asegurarlos y mantenerlos. Tiglath Pileser se estaba abriendo camino rápidamente hacia la zona donde cada paso de avance debía haber causado aprensión al faraón. Este último probablemente le había prometido ayuda a Hanón, como lo había hecho a menudo con Israel y Judá, porque era muy necesario para él mantener una barrera entre él y Asiria, pero no cumplió su promesa. La independencia de Gaza era importante para Egipto, ya que era la ciudad más cercana en la ruta comercial entre Egipto y Siria, y controlaba esta ruta. Con Hanno prófugo, Gaza cayó en manos de Tiglath Pileser. Ahora procedió a tratar con Pekah. En las fronteras occidentales de Israel (2 K. XV.29), "El rey de Asiria tomó Ijón, y Abel-bet-maaca, y Janoa, Cedes, Hazor, Galaad, Galilea y toda la tierra de Neftalí, y llevó los cautivos en Asiria ". Pekah debe haber resistido valientemente, y las pérdidas de Israel sin duda habrían sido mayores si no hubiera sido por la presencia de un partido proasirio. La locura de Pekah al aliarse con Rezin y convertirse así en la causa indirecta de la intervención asiria, probablemente explica su asesinato (2 K. XV. 30). Tiglath Pileser permitió al nuevo rey, Oseas, sin duda el líder del partido proasirio, retener su trono como tributario. Que juró fidelidad a Asiria lo vemos en 2 K. XVII. 3, 4. Allí se nos dice que Salmanasar "halló conspiración" en él. . . o había enviado mensajeros a So, rey de Egipto.

Tiglath Pileser ahora era libre de ocuparse de Damasco. Asiria y Siria se habían enfrentado en el campo de batalla en tiempos pasados, y ambos habían registrado victorias, pero parece que Rezin carecía tanto de la habilidad como de la prudencia de sus predecesores. No está claro por qué se separó de Pekah en lugar de permanecer con él para enfrentarse al enemigo común. Quizás Rezin temía que si la batalla tuviera lugar en Israel, Tiglath Pileser tuviera la fuerza suficiente para enviar tropas contra Damasco mientras él mismo estaba ocupado ayudando a defender a Israel. En realidad, se envió una expedición de este tipo contra Filistea, mientras que el ejército principal estaba comprometido en el oeste de Israel. También Rezin tenía otros aliados. Es posible que haya considerado una mejor política mantener ocupado a Tiglath Pileser en Israel, al oeste del Anti-Líbano, y hacer que debilitara sus fuerzas en la lucha contra Pekah, de modo que él mismo pudiera ganar tiempo para formar una nueva confederación. Quizás, en su opinión, ese era un camino más sabio que confiar en el resultado de una sola batalla.

El sirio resultó tan difícil de vencer como Sardurri, pero este último al menos salvó su capital. Rezin, después de un largo asedio, tuvo que rendir su ciudad real, pero no hasta que su dominio periférico fue devastado de un extremo a otro, y sus ciudades, pueblos y aldeas saqueadas. El mismo Rezin sufrió la muerte. Los habitantes de Damasco fueron trasladados a Kir. Los distritos conquistados en 732 fueron puestos bajo un gobernador provincial con residencia en Damasco.

Metena de Tiro y Mitinti de Askalon, que habían formado la nueva coalición con Rezin, perdieron mucho en tributo, y el último, enloquecido por sus desgracias, fue reemplazado por su hijo Rukiptu, como vasallo asirio. Para agregar a la gran extensión de la conquista, una reina árabe, Samsi, que pudo haber sido una aliada activa de Rezin, fue perseguida en su país de origen, y después de la derrota de sus tropas y el pago de un fuerte tributo, se le permitió. para mantener su trono. Muchas de las tribus árabes se hicieron tributarias, y de estas, una, la Idibi'il, estaba estacionada para vigilar y controlar la Mucri árabe.

Ahora los príncipes de todo Occidente se apresuraron a rendir homenaje al conquistador. En Damasco estableció una corte temporal, y de lejos y de cerca llegaron gobernantes temblorosos con promesas de lealtad y con presentes. El botín que se vieron obligados a entregar fue enorme. Sólo un príncipe, Uassurmi de Tabal, se atrevió a ausentarse, y por esta presunción tuvo la humillación de ver a un "nadie" colocado en su trono.

Asiria era ahora dueña de Asia, desde el río Uknu hasta la costa filistea, en el sur, y en el norte, desde el Mediterráneo hasta Qummuh. El Este, hasta el Caspio, había sido conquistado en 736. Media había sido completamente sometida en 737. Urartu había quedado inofensivo en 735. Sólo quedaba por hacer la obra de liberar a Babilonia de los caldeos. Ahora podemos proceder a revisar las campañas 737, 736, 735, 731 y 730.

En 743, Tiglath Pileser había entrado en conflicto directo con Sardurri en Kistan en Qummuh, y aunque victorioso, había sido paralizado hasta el momento por la batalla, que le impidió seguir al rey de Urartian. Durante su marcha hacia Qummuh había perdido Arpad, y como ese era el objetivo de la campaña de ese año, volvió a sitiarlo en 742.Pero aunque Arpad permaneció por el momento en manos de Mati'ilu, su legítimo rey, y a pesar del hecho de que Sardurri había escapado, Tiglath Pileser no estaba tan agotado por la batalla de Kistan, sino que podía cruzar el Eufrates y asalta las ciudades de Ququsansa, Harbisina y Ezzida. Sin embargo, no lo deseaba en ese momento ni pudo acercarse más a la capital de Urartian e invadir Ulluba y Kilhi. Primero había que tomar Arpad y conquistar el norte de Siria.

Pero Ulluba y Kilhi eran los puntos objetivos en 739. Tenían que estar en manos asirias antes de que Sardurri pudiera ser buscado en su tierra natal, y sin duda el trabajo de este año fue solo un paso más hacia la inversión de Van, que se llevó a cabo en 735. Los detalles de la campaña son escasos, pues falta el registro de Annal y las inscripciones restantes dan pocos detalles. El Canon proporciona solo el anuncio básico, a Ulluba. En 831, Salmanasar II se vio obligado a enviar una expedición a Ulluba y Kilhi, porque los urartianos ya habían anexado esos dos países en ese momento, y desde entonces habían estado bajo el control de Urartu. Ahora, en 739, Tiglath Pileser inaugura esa serie de campañas que estaba diseñada para culminar en un ajuste de cuentas final con Sardurri, a quien había reconocido desde el principio como el enemigo más peligroso de Asiria. Si puede conquistar a Ulluba y Kilhi y administrarlos para mantenerlos leales, no solo habrá destruido el estado tampón que protegía a Urartu en el oeste, sino que abrirá un camino para sus tropas hasta la misma puerta de Sardurri. La brevedad de las fuentes no da la impresión de que se concediera gran importancia a los logros del año. Se nos dice que se estableció una ciudad, Assur-iki-sa, donde se instituyó el culto de Assur y donde se instaló un gobernador para administrar las dos provincias conquistadas. En Plimmir erigió una imagen de su realeza.

Al año siguiente encuentra a Tiglath Pileser nuevamente en Occidente, y en 737 se comprometió con Media. Pero en 736 sus operaciones se llevan a cabo en casi el mismo territorio que atrajo su atención en 739. Al pie de la Cordillera de Nal había fortalezas y conformaciones naturales que serían de gran valor defensivo para Urartu si Tiglath Pileser intentara invadirlo. Además, los asirios tenían que poseerlos para sentirse seguros contra una incursión de Sardurri en Ulluba. En Kistan, Sardurri había sufrido una dolorosa derrota, y desde entonces le habían arrebatado sus mejores provincias. Aunque Ho no se había aventurado en un conflicto abierto durante todo el tiempo que lo despojaban, y aparentemente estaba contento de permanecer en silencio en casa, no se podía confiar en que permaneciera como un espectador pasivo por completo. No había forma de saber qué empresa repentina podría emprender o en qué momento podría surgir inesperadamente. Kilhi colindaba con Urartu en el suroeste, y fue desde esa dirección que pudo aparecer más rápidamente. Solo tenía que obtener una victoria y Tiglath Pileser habría sufrido un revés tal vez suficiente para obstaculizar sus planes durante años. El urartiano fue en todo momento un enemigo peligroso contra quien la precaución era tan imperativa como una campaña activa. Por tanto, tanto más necesitaba Tiglath Pileser para asegurar la región de Nal. Mantenerlo, una vez que Ulluba y Kilhi estuvieron en sus manos, completó la conquista de estas tierras y finalizó la posesión de Nairi.

Tiglath Pileser tomó las ciudades más importantes del distrito. Diez mil prisioneros fueron capturados y más de 20.000 cabezas de ganado, junto con un gran número de mulas y caballos, constituyeron las ganancias de la campaña. No sabemos por qué Tiglath Pileser no penetró en Ulluba y Kilhi en 739, tal vez por falta de tiempo o puede ser que solo una parte de su ejército estaba comprometido en ese momento mientras él estaba ocupado preparándose para otras campañas. Quizás, también, Sardurri, siguiendo su política favorita, fomentó la sedición contra Asiria en Media, mientras que Tiglath Pileser estaba ocupado en el norte y el este. De todos modos, uno de los años intermedios entre las campañas de 739 y 736 se pasó en Oriente, y el siguiente, como dice el Canon, se dedicó a 'mat'. Una parte del país sometido en esta campaña había sido tratada en 744. El hecho de que tuviera que ser reconquistado no habla bien de la minuciosidad de la primera expedición, pero no justifica que pensemos que el trabajo se hizo con negligencia en ese momento. . En primer lugar, Tiglath Pileser tuvo que lidiar con las maquinaciones de Sardurri, y ninguna conquista podría considerarse definitiva hasta que esta última fuera completamente derrotada. Como en Occidente y en el Norte, aquí en Oriente, indudablemente él fue el padre de los levantamientos. Las personas que nunca hubieran soñado con deshacerse del yugo tan pronto después de haber experimentado el poder de las armas asirias, fueron incitadas a la rebelión por la persuasión urartiana. Entonces, también, la campaña del 744 fue solo la segunda de Tiglath Pileser. Todavía no había conquistado un número suficientemente grande de pueblos para trasplantarlos a estos distritos medianos y elamitas, lo que perjudicaba la homogeneidad de la población original. Todavía quedaban suficientes habitantes nativos para permitir una acción concertada. También hay que recordar que en el año 744, las posesiones de Tiglath Pileseris aún no eran extensas y no tenía suficiente tierra para dispersar a las tribus conquistadas. Por lo tanto, el trabajo del 744 tuvo que repetirse. La esfera de operaciones localizada por Billerbeck estaba en el valle del Derund, cerca de Sinna, el territorio entre Pendsch-Ali y Talvantu-dagh, y también en las cercanías de Sakkis. Si, como en la primera campaña en esta región, el ejército se movió en uno o más cuerpos, no está por decidirse, porque no tenemos indicios de la base original de operaciones, y los diversos distritos mencionados no pueden ubicarse con tanta exactitud. como para determinar la línea de marcha. El territorio cubierto era muy extenso, y quizás algunas de las tierras mencionadas, especialmente las ya conquistadas en 744, fueron recuperadas por la invasión de pocos regimientos, ya que se habían establecido puestos de guarnición en 744. No es de suponer que el levantamiento en cada distrito se extendió por toda su extensión.

En cualquier caso, el país desde Bikni en el extremo noreste hasta Niqu en el suroeste fue invadido. Quizás Niqu fue capturado en la marcha de regreso después de cruzar las montañas Pushti-Kuh. Tiglath Pileser había en su camino hacia el sur pensó que era necesario tomar Til-Assur y este lo alcanzó, si Ann. 158 da la ruta real seguida, después de pasar por Bit-Zualzas y Bit-Matti. Til-Ashur y Bit-Istar revelan por sus nombres que eran originalmente asirios, o que estaban lo suficientemente cerca de Asiria como para haber sido incorporados al Imperio, o al menos haber conservado su carácter asirio. Por supuesto, es posible que estos nombres se les hayan dado después de su conquista.

Algunas de las tribus conquistadas, como los Bit-Sangibutti, eran de origen babilónico, otras estaban ubicadas en la frontera suroeste de Media. En varios lugares del distrito conquistado, Tiglath Pileser erigió imágenes de su realeza. El botín de la victoria incluyó todas aquellas producciones en las que abundaba el territorio, y como de costumbre, Tiglath Pileser no escatimó su parte. Caballos, canales, ganado, mulas, “sin número me llevé”. Sesenta y cinco mil personas fueron deportadas a otras dependencias.

Desde las fronteras de Urartu en el norte y Rhagian Media en el noreste, hasta las fronteras orientales de Babilonia y las fronteras de Asiria propiamente dicha, Tiglath Pileser era ahora el amo indiscutible. No quedó ningún enemigo para disputar su supremacía excepto Sardurri. Con él, ahora estaba listo para tratar. De hecho, no había otra alternativa. Cualquier intento de penetrar más al oeste de lo que había ido en 742-740 y en 733, no era probable que fuera completamente próspero mientras Sardurri permaneciera en el loft sin ser molestado en la retaguardia. En la vecindad inmediata de Urartu y en el tramo de campo entre el lago Vam y el lago Urumia por un lado, y entre Van y Asiria en el sur, no le quedaron vasallos a Sardurri excepto quizás en Parsua y Bustus, y estos no eran poderosos. Había llegado el momento de que Tiglath Pileser atacara el centro del poder urartiano. No era el hombre a quien retrasar. En 735 el camino conducía a Turuspa. Sardurri se había aventurado sólo una vez, y tenía buenas razones para recordar la consiguiente derrota en Kistan. Si no salía a la batalla por segunda vez, Tiglath Pileser debía ir a verlo. Pero no fue una tarea fácil, de hecho, ningún rey asirio emprendió nunca una más ardua. Para llegar a Turuspa, la capital de Urartu, no era posible ningún acercamiento, salvo desde el norte. Al sur, las montañas Arjerosh llegaban casi hasta las orillas del lago Van. Los pasos eran posibles tanto por la nieve como por la facilidad con la que podían defenderse de un ejército invasor, y tampoco era más fácil el camino a través del Tigris y el Bitlis-chai y desde allí hacia el oeste a lo largo de la orilla del lago. Los caminos de herradura a lo largo de la orilla sur del lago estaban naturalmente preparados para oponerse a un gran ejército. Desde el sur y el elenco, las dificultades también eran abrumadoras, porque la Cordillera de Khoturdagh habría resultado tumbas nevadas para los soldados asirios. Solo había dos rutas posibles. Uno conducía desde la orilla norte del lago Urumia por Tabris y Khoi a Bejazet. Justo antes de llegar a Bejazet, la carretera se desvía hacia el suroeste hacia el lago Van. El segundo, el que tomó Tiglath Pileser, atravesó Murad-Tschai, entre Musch y Manesgard, luego a través de Dajaini, y hacia el norte a lo largo de la base del Sipa Dagh, directamente al lago Van y Turuspa. Antes de llegar a Turuspa, Tiglath Pileser envió un destacamento al monte Birdasu, al noroeste del lago Van, aunque no sabemos exactamente qué se calculaba que ganaría con este movimiento para él. El cuerpo principal de las tropas devastó Urartu en toda su extensión. Se saquearon ciudades y pueblos y se saqueó el país. Sardurri estaba encerrado en la ciudadela de su colina, donde estaba a salvo, pero hasta donde alcanzaba la vista, la huella del ejército asirio estaba marcada por una línea de fuego y montones de cenizas. Turuspa, sin embargo, era inexpugnable. Tiglath Pileser no podría matar de hambre a la guarnición sin una flota que cortara el suministro de alimentos que llegaba a la ciudadela a través del lago.

En la base de la colina de la ciudadela, Tiglath Pileser instaló la imagen de su realeza y regresó a casa. Sardurri vivía, pero el poder de Urartu estaba muerto. Ruas, hijo de Sardurri, reconstruyó Turuspa en una roca aún más inexpugnable, y lo encontramos en conflicto con Sargón algunos años más tarde, pero en lo que respecta al peligro para la supremacía asiria, Urartu podría ser ignorado de ahora en adelante. Asiria había reivindicado su derecho al dominio de Asia occidental.

Hacia el oeste o el sur, según lo requiriera la ocasión, Tiglath Pileser ahora podía volver su atención sin temor al enemigo que había obstruido hasta 735 cada paso. Hemos visto cómo en los años siguientes, 734-732, esta liberación de la influencia de Sardurri facilitó la campaña occidental. Ahora sólo quedaba un enemigo de la cuenta. Desde el Mediterráneo hasta el monte Bikni y el Caspio en el norte, y desde Judá hasta los medios más lejanos en el sur, Asiria era suprema. Solo le quedaba a Tiglath Pileser ganar la corona de Babilonia, y Asiria no tendría un estado rival en Asia Menor.

LA CONQUISTA DE BABILONIA

Para Tiglath Pileser III, ganar la corona de Babilonia significaba adquirir la distinción única de ser el primer rey asirio en gobernar simultáneamente en ambos países. No cabe duda de que este había sido su objetivo desde el principio, y su logro lo marca como el más grande de los conquistadores asirios. Su ambición tampoco había superado su poder para realizar una obra maravillosa. De todas las naciones de Asia occidental, sólo Babilonia conservaba una cierta autonomía real, y de esa autonomía los babilonios se sentían sumamente orgullosos y celosos. Tiglath Pileser, debido a que su vasto imperio estaba en paz, podría estar preparado para "tomar las manos de Bel". Pero es dudoso que los babilonios hubieran estado igualmente ansiosos por darle la bienvenida como su rey, si todo hubiera estado bien con ellos. Quizás los problemas internos no hubieran sido excusa suficiente para que Tiglath Pileser marchara hacia el sur hacia Babilonia en 729, como lo había hecho en el primer año de su reinado. En cualquier caso, esperó hasta que una interrupción del gobierno en Babilonia provocó la interferencia de los caldeos en los asuntos babilónicos y la fortuna jugó en sus manos. En 730, Tiglath Pileser estaba preparado para cualquier eventualidad, ya que no hubo disturbios en ninguna parte de su amplio reino. Babilonia sola estaba fermentada. Desde el 745 y hasta su muerte, Nabunasir había permanecido leal a Tiglath Pileser. Pero con toda probabilidad siempre existió un partido probabilónico en Babilonia, que nunca había dejado de agitarse contra el señorío de Asiria y había hecho precario el reinado de Nabunasir. El hecho de que Borsippa se rebeló es significativo, ya que fue una de las ciudades capturadas por Tiglath Pileser en 745.

Nabunasir fue sucedido por Nabu-nadin-zir, quien, después de un reinado muy breve, fue asesinado por Nabu-sum-ukin, un usurpador. Quizás tuvo éxito en su usurpación porque el partido anti-asirio eran sus patrocinadores. A lo largo de toda esta confusión de rápido reinado y cambio dinástico, Tiglath Pileser permaneció en casa, atento y aparentemente pasivo. Mientras la lucha en Babilonia fuera puramente doméstica, no tenía necesidad urgente de temer por sus propios planes, pero pronto sucedió lo inevitable. Los caldeos, que nunca permitieron la oportunidad de afianzarse en Babilonia para escapar de ellos, se aprovecharon de las perturbadas condiciones del gobierno. Su tribu más poderosa, los Bit-Ammukani, bajo el liderazgo de Ukinzir, entró en Babilonia. Ukinzir se proclamó rey. Había llegado la excusa de Tiglath Pileser. Como soberano de Babilonia, era su protector natural de los enemigos extranjeros, y no podía permitir que los siempre peligrosos caldeos se acercaran tan amenazadoramente a la línea fronteriza asiria. Si ningún babilónico podía ocupar el trono, ciertamente tampoco se debe permitir que un caldeo lo haga.

Tiglath Pileser marcha hacia el sur, siendo su punto objetivo Sapia, la capital de Ukinzir y la metrópoli de Bit-Ammukani. En el camino conquistó el Puqudu y los subyugó por completo. Sus ciudades, Hilimmu y Pillutu, fueron saqueadas y todo el distrito quedó bajo un gobernador cuya sede administrativa estaba en Arrapha. Un gran número de habitantes del territorio conquistado fueron transportados a Asiria y se establecieron allí en colonias dispersas. A la gente de Silani le fue aún peor. Nabu-usabsi, su rey, fue asesinado y Sarrabani, su ciudad real, arruinada, mientras que las ciudades de Tarbapu y Iabullu se agregaron al número de montones de ceniza que quedaron tras el destructor. Todo el territorio entregó 55.000 prisioneros.

Luego vino el Bit-Saalli. Su rey debe haber cometido perjurio de alguna manera. Se retiró a su capital, Dur-Illatai, que fortificó, pero sin ningún propósito. La ciudad se vio obligada a rendirse y, junto con Amlilatu, entregó su tesoro y contribuyó con su gran cuota a los 50.400 prisioneros que fueron repartidos en asentamientos ampliamente distribuidos. Pero la ciudad que Tiglath Pileser estaba más ansioso por tomar, Sapia, resistió con éxito todos los dispositivos de asedio. Todo su territorio circundante quedó devastado, pero Ukinzir retuvo su capital, al menos por el momento. Completar la subyugación de los caldeos fue imposible mientras Ukinzir permaneciera sin dominar, pero el resto de las tribus se hicieron tributarias. También Balasu, de los Dakkuri, envió muestras de sumisión mientras Merodach Baladan de Bit-Yakin, un país cuyo rey nunca había rendido homenaje a Asiria, viajó al campamento de Tiglath Pileser mientras este último asediaba Sapia, y prestó su voluntad voluntaria. tributo de metales preciosos y los productos de su país pantanoso. A la lista de príncipes sujetos se añadió Nadin de Larrak. Todo lo que ahora se interponía entre Tiglath Pileser y el trono de Babilonia era Ukinzir. Para lograr su ambición, el Bit-Amukkani y su líder tuvieron que ser apartados. El año 730 que Tiglath Pileser pasó en casa, preparándose para la campaña final.

Con toda probabilidad, este intervalo de preparación fue un período de mucho trabajo diplomático e intrigante. Incluso con Ukinzir fuera del camino, todavía había un partido anti-asirio en Babilonia, del que se podía confiar para resistir hasta el final la coronación de un extranjero. Estos pro-babilonios aceptarían la ayuda de Tiglath Pileser para liberar a su país del peligro caldeo, pero insistirían en tener un soberano nativo. ¿Cómo se posicionó el siempre poderoso sacerdocio al respecto? En 745, mientras gobernaba un rey nativo, habían aclamado a Tiglat Pileser como rey de Asiria y, como tal, le habían traído regalos para limpiar su país de sus enemigos. ¿Lo aceptarían como rey de su propia tierra en 729? Para comprobar su actitud con certeza, Tiglath Pileser durante su estancia en casa en 730, probablemente llevó a cabo negociaciones con los sacerdotes. Quizás la derrota de Ukinzir fue parte del precio que los sacerdotes exigieron a cambio de cualquier ayuda que pudieran prometer prestar al rey asirio, en sus esfuerzos por ganar la corona babilónica. Ciro en tiempos posteriores probablemente obtuvo un acceso tan fácil a Babilonia debido a un pacto previo con el sacerdocio, y no requiere gran esfuerzo de imaginación pensar que Tiglath Pileser también tenía un entendimiento perfectamente claro con la casta sacerdotal. De todos modos, en 729 se dirigió hacia el sur por segunda vez, y esta vez sus operaciones contra Sapia tuvieron éxito. Ukinzir fue capturado y, por supuesto, ejecutado. El camino al trono de Babilonia ahora estaba despejado. El día de Año Nuevo, Tiglath Pileser III "tomó las manos de Bel" y fue coronado con el nombre de Pulu. Rey de facto y de jure de Asiria, rey de Sumer y Akkad, conquistador de Asia occidental, un príncipe sin rival, el usurpador del 745 se ha convertido en el amo de la civilización.

Es una lástima que los registros estén mutilados. Si las fuentes no fueran tan escasas, un conocimiento más completo tal vez nos obligaría a clasificar a Tiglath Pileser III como el igual de Cyrus, de quien el mundo oriental no produjo ningún guerrero y administrador más poderoso. Desde el Caspio hasta Egipto, toda Asia dependía de Asiria. Ningún rey futuro sostendría su imperio con más firmeza que Tiglath Pileser, ni inspiraría mayor respeto y temor por su gran poder. En 728 Tiglath Pileser repitió la ceremonia de coronación en Babilonia, y en 727, en el mes de Tebet, murió. Su hijo, Salmanasar IV, lo sucedió, pero la dinastía duró poco, ya que Salmanasar gobernó solo cinco años, y en 722 el extraño Sargón fundó una nueva línea.Él también fue un usurpador, y su sucesión al trono fue el resultado de una reacción a las tendencias que habían sido responsables de la elevación de Tiglath Pileser. El reinado de este último rey fue sólo de una duración relativamente breve, pero le bastó para hacer que Asiria fuera lo suficientemente fuerte como para resistir hasta que su obra cultural por la civilización estuviera terminada. A los ojos modernos, eso debe constituir su principal gloria.

Durante su reinado tuvo tiempo de construir un solo palacio y, como se ha señalado, fue desmantelado por Esarhaddon. Pero mejor que un palacio, construyó un imperio, lejano, pero bien gobernado y bastante compacto, a pesar de los elementos heterogéneos que lo componían. El problema central del arte de gobernar asirio era soldar a las razas y pueblos sujetos en una unidad homogénea. Tal tarea nunca fue completada, ni por Asiria ni por ninguna de las grandes potencias mundiales que la sucedieron, pero Tiglath Pileser se aproximó lo suficiente a ella como para erigir una estructura mucho más estable que la de cualquiera de sus predecesores y hacer que Asiria fuera segura. hasta que su trabajo estuvo terminado.

Después de haber conquistado un territorio, él, como sus predecesores, lo puso bajo la supervisión administrativa del gobernador de la provincia inmediatamente contigua, o bien hizo de él una provincia completamente nueva. La innovación de Tiglath Pileser consistió en esto: mientras que los reyes anteriores habían colonizado una tierra recién adquirida con colonos de Asiria propiamente dicha, y habían colocado porciones de los súbditos conquistados en colonias dispersas por toda Asiria, él mantuvo a sus súbditos asirios en casa. Su imperio era demasiado extenso para hacer otra cosa. Si hubiera colonizado tierras sometidas con asirios, pronto habría agotado la población nativa y homogénea del país de origen. En cambio, efectuó una transferencia de pueblos subyugados de una dependencia a otra muy distante. Su objetivo era mantener a Asiria intacta y así minimizar el peligro de rebelión y revuelta. No permitió que ninguna colonia de colonos extranjeros fuera lo suficientemente grande o cercana a uno de su propia afiliación como para permitir la posibilidad de cualquier acción concertada contra el gobierno imperial. Las colonias estaban tan ubicadas que su hábito mental, sus costumbres, su religión e incluso su idioma las convertían, si no ofensivas para sus nuevos vecinos, al menos en una unidad segregada entre ellas. De hecho, no era posible ninguna connivencia, ni ningún vínculo de simpatía entre la vieja y la nueva población. Incluso podría suceder que un levantamiento por parte de los antiguos colonos operara para unir más estrechamente a los nuevos colonos a Asiria. Porque el primer paso en una rebelión es generalmente una manifestación contra el extraño dentro de las puertas. En el caso de tales manifestaciones, el nuevo colono no tendría más remedio que apelar a Asiria. No sentía mayor amor por Asiria que los extraños entre los que se había establecido, pero alimentar su rencor y su venganza no respondería en modo alguno a su necesidad de autoconservación. Se tuvo que pedir ayuda a Asiria, y al concederla, naturalmente llegó a ser considerada como un libertador. De esta manera se aseguró una medida de lealtad real, y probablemente fue así como Panammu de Samal se hizo fiel. El ejército asirio nunca fue tan numeroso como para permitir que se estacionaran grandes destacamentos en los puestos de guarnición. A lo sumo, un gobernador puede tener una pequeña empresa que lo ayude a hacer cumplir su autoridad. El darse cuenta de que Asiria estaba lista para respaldar a sus funcionarios quizás no disuadiría a un pueblo decidido de la rebelión. Si la rebelión surgió en un distrito lejos de Asiria, y podría tardar en llegar y el levantamiento ha asumido proporciones muy serias antes de su llegada, pero con el plan de Tiglath Pileser en efecto, había una colonia de colonos extraños en el lugar. Estos no tenían afiliaciones con la población indígena y podrían fácilmente ser presionados para ayudar al gobernador hasta que llegaran refuerzos. Es más que probable que este plan de colonización resultó en proporcionar una fuente de reclutamiento para el ejército que obvió una carga demasiado grande para la parte masculina de la población asiria. Con solo una fuerza de tamaño considerable desde casa, un considerable contingente de vasallos podría alistarse en ruta hacia el lugar del disturbio, junto con un número de tropas de entre los colonos extranjeros en las cercanías.

Fue este sistema de colonización el que le dio a Asiria la oportunidad de vivir de la que disfrutaba. Incluso podría haberle asegurado una existencia nacional más larga, si no hubiera sido demasiado pequeña para resistir contra los bárbaros que más tarde invadieron Babilonia y pusieron fin a su carrera. A su gran habilidad como guerrero, y a la gloria con la que honró el nombre de su país, debe atribuirse a Tiglath Pileser III como su mayor crédito, ese sistema administrativo que conservó la existencia del Imperio hasta que Babilonia volvió a ser suya. .


Facebook

La mayoría de los cristianos y muchos otros creen que la Biblia judeo / cristiana es la palabra de & quot; Dios & quot. mundo, y en particular, el Lejano Oriente.

"Destruiremos a Dios", cita de los Protocolos de los Sabios Sabios de Sión.

Los 'Cinco libros de Moisés' escritos en hebreo, también conocidos como el 'Pentateuco', junto con la 'Torá', fueron ROBADOS y CORRUPTOS del TAROT egipcio. en muchas tiendas hoy en día y se utiliza para la adivinación. El Tarot consta de cinco palos [de donde los cinco fueron robados y corrompidos]: las varas / varas de fuego, las espadas de aire, las copas de agua, los pentáculos de tierra y la trompeta de quintaesencia / éter. El palo de triunfo se omitió de la baraja estándar de naipes, y todo lo que queda del triunfo es la carta del Loco, que se mantuvo como el Joker. Todos estos son elementos [fuego, tierra, aire, agua y éter] del alma humana y el mensaje del Tarot además de sus capacidades de adivinación es el Magnum Opus, que conduce a la perfección física y espiritual y la inmortalidad. Todo esto fue robado y corrompido en una historia ficticia de los judíos, que no tiene nada que ver con la espiritualidad.

El Talmud judío instruye al pueblo judío a destruir a los gentiles y esclavizarlos, ya que "YHVH" en realidad es el pueblo judío.

Cita del Talmud:
Sanedrín 58b. Si un pagano [gentil] golpea a un judío, el gentil debe ser asesinado. Golpear a un judío es lo mismo que golpear a Dios.

Se insertó el nombre judío ficticio & quot; Dios & quot & quotYaweh / Jehova & # 039s & quot, que reemplaza los nombres de muchos dioses gentiles / paganos. La entidad & quotJehova & quot es ficticia. El nombre & quotJehova & quot fue robado del dios romano & quotJove & quot para uno.
--El piadoso doctor Parkhurst. . . prueba, a partir de la autoridad de Diodorus Siculus, Varro, San Agustín, etc., que Iao, Jehova, o ieue, es decir, de los judíos era el Jove de los latinos y etruscos. & quot & quot & quot; YHWH / IEUE era además el dios del sol egipcio Ra: Ra era el padre en el cielo, que tiene el título de & # 039Huhi & # 039 el eterno, del cual los hebreos derivaron el nombre & # 039Ihuh & # 039 & quot & quot; tradición mística judía vista el Jehova original como andrógino, su nombre compuesto como Jah [jod] y el nombre prehebraico de Eva, Havah o Hawah, traducido he-vau-he en letras hebreas. Las cuatro letras juntas formaron el sagrado Tetragrammaton, YHWH, el nombre secreto de Dios. "También podemos ver dónde se usó la historia antagónica de Zeus [Jove] y Prometeo para promover el concepto de un Dios rebelde que fue condenado y condenado al ostracismo por traer conocimiento a la humanidad". 1

La religión original de la humanidad era politeísta [tener muchos dioses diferentes]. En la Biblia hebrea original, se usa la palabra & quotElohim & quot. `` A pesar de los esfuerzos monoteístas de los compiladores y editores del libro del Génesis, luchando por proclamar la fe en una deidad única en un mundo que en esos días creía en muchos dioses, siguen existiendo numerosos deslices donde la narrativa bíblica habla de dioses. en plural. El mismo término para & # 039deidad & # 039 [cuando el Señor no es nombrado específicamente como Yaweh], no es el singular El sino el plural Elohim. 2

El aspecto dual del cristianismo fue robado de la dualidad del zoroastrismo, que precedió a la religión cristiana por siglos. 3 Yaweh / Jehova reemplazó a Ahura Mazda, y los Dioses Antiguos que eran los Dioses Originales [Ahriman, que es ario y significa "noble" en sánscrito] fueron etiquetados como & quotevil & quot para establecer el monoteísmo supremo de Yaweh / Jehova. Los dioses originales se convirtieron en demonios y monstruos que representaban el mal.

Este extracto de la cita de la Enciclopedia Católica es muy revelador:
De la misma manera, los griegos y los romanos pueden haber adorado a sus divinidades, creyendo con cariño que eran buenas. Pero las Escrituras cristianas declaran que todos los dioses de los gentiles son demonios.
Enciclopedia católica: Adoración al diablo
http://www.newadvent.org/cathen/04767a.htm
LOS DEMONIOS SON LOS DIOSES DE LOS GENTILES.

Mithra, el intermediario celestial entre Ahura Mazda y Angra Manyu [Ahriman], tiene numerosos paralelos sorprendentes con el nazareno "Jesucristo". Mithra era un salvador, que como el Nazareno fue anunciado por profetas, cuyo nacimiento tuvo lugar en una cueva [muchos relatos del nacimiento del Nazareno afirman que él también nació en una cueva], y la aparición de una estrella excepcional. Mithra luego suplantaría a Vishnu, quien en el vedismo anterior al zoroastrismo había sido el salvador del mundo.5

La siguiente es una prueba de las muchas y diversas fuentes de las que robaron los autores de la Biblia judeo / cristiana:

LA CREACIÓN / GÉNESIS:
El Enuma Elish es anterior a la Biblia por un mínimo de 1,000 años, y se presume que es mucho más antiguo. Las tabletas están ahora en el Museo Británico.
La historia de Atrahasis es anterior al relato bíblico del Génesis en más de 1.000 años o más. Ambos relatos de la creación son anteriores al cristianismo y la Biblia judeo / cristiana por siglos. Ambos revelan que había & quot; DIOSES & quot; no & quot; Un Dios & quot. Es muy obvio que la Biblia judeo / cristiana no es la palabra de "Dios". Los tontos idiotas que golpean la Biblia despotrican y deliran cómo "Dios es perfecto". Ahí mismo hay otra contradicción. Para obtener una lista larga de interminables contradicciones, haga clic aquí.
Ambos relatos de la creación son anteriores al cristianismo y la Biblia judeo / cristiana por siglos. Ambos revelan que había & quot; DIOSES & quot; no & quot; Un Dios & quot.

Génesis capítulo 1, versículo 26 dice: "Y Dios dijo" hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. & quot
Esto aquí mismo desacredita el mito judío monoteísta de Yaweh.
El Dios extraterrestre, conocido como Ea [Satanás] creó a los seres humanos a través de la ingeniería genética, y varios otros Dioses / Diosas estuvieron involucrados en la creación. Vea la imagen de la creación sumeria a continuación. Esto fue originalmente tallado en roca, miles de años antes del Judeo / Cristianismo.

LA INUNDACIÓN
La historia del diluvio de Gilgamesh es anterior al relato cristiano en más de 1.000 años o más.
La Biblia judeo / cristiana afirma que "Yaweh" incitó al diluvio. En verdad, & quot Enlil & quot permitió que ocurriera la inundación. Rastreando los orígenes de Enlil aquí en la tierra, descubrimos que también es conocido como & quotBel & quot, que evolucionó hasta convertirse en el nombre & quot; Baal & quot y, finalmente, & quot; Beelzebub & quot; quien era Dios de los filisteos.

La & quot; Inundación & quot; es otra ALEGORÍA antigua que fue ROBADA y corrompida de las religiones paganas originales y tiene que ver con la inundación de energía durante el funcionamiento de la Magnum Opus, después de la cual hay visiones de colores que indican que ha pasado una etapa importante. La alegoría de los colores es donde los guionistas judíos obtuvieron el & quot; arcoíris & quot y el & quot; capa de colores de Jacob & # 039s & quot [el aura]. Las alegorías y los CONCEPTOS fueron ROBADOS y corrompidos en desagradables caracteres judíos para que los gentiles los adoraran servilmente. Las enseñanzas religiosas sagradas destinadas a que la humanidad evolucione espiritualmente fueron profanadas y reemplazadas con basura literaria judía. Estos personajes judíos FICTICIOSOS no tienen NADA que ver con la espiritualidad o con el avance del alma de uno.
& quot Noé & quot construyó un arca
EA advirtió a & quotZIUSUDRA & quot, también conocido como & quotUTNAPISHTIM, & quot; no a & quotNoé & quot; sobre el diluvio inminente y le instruyó sobre la construcción de un arca. La leyenda es de origen sumerio y acadio / babilónico. La & quot; Épica de Atrahasis & quot; es el relato acadio / babilónico del Gran Diluvio.
Una "paloma" regresó al arca con una rama de olivo, lo que significa que el diluvio había terminado y las aguas retrocedieron. En el relato sumerio original, un CUERVO, en lugar de una "paloma", encuentra tierra seca. 6
LA TORRE DE BABEL
OTRA VEZ, más de un Dios está involucrado. Además, los dioses partieron de la Tierra durante el diluvio. Nota & quot; DIOSES & quot
La Biblia afirma que "Yavé" confundió los idiomas de la gente que construyó la Torre de Babel. No es así. OTRA VEZ, los autores judíos de la Biblia judeo / cristiana se equivocan y la evidencia de más de un Dios es fácil de ver:
Génesis Capítulo 11 versículo 7:
"Bajemos y confundamos su idioma para que no se entiendan entre sí". OTRA VEZ, más de un Dios está involucrado. Tenga en cuenta el & quotus. & Quot

La & quot; Torre de Babel & quot es otra ALEGORÍA. En la antigüedad, los humanos podían comunicarse telepáticamente, sin palabras. Esto nos fue quitado, pero ahora se está convirtiendo en una realidad nuevamente, ya que muchos de nosotros lo estamos experimentando a través de la apertura de la mente y el alma a través de la meditación de poder.
LOS DIEZ MANDAMIENTOS
Muchas de las leyes del Antiguo Testamento, junto con los Diez Mandamientos, fueron robadas de:
El Código de Hammurabi
A continuación se muestra una foto de la estela de basalto que muestra al dios sol sumerio Shamash dándole a Hammurabi la tablilla que enumera las leyes. & quotShamash & quot también es conocido como & quotAzazel & quot; el líder de los llamados & quotFallen Angels & quot; los & quotIgigi & quot extraterrestres nórdicos que tomaron esposas humanas.

Ejemplo: Éxodo 20:
16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

Robado del Código de Hammurabi, 3: `` Si un señor se presentó con falso testimonio en un caso y no ha probado la palabra que pronunció, si ese caso fue un caso que involucra una vida, ese señor será ejecutado ''.

Más robado del Código de Hammurabi:
Éxodo 21:24 Ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie,

Hammurabi 196: "Si un señor ha destruido el ojo de un miembro de la aristocracia, le destruirá el ojo".
Hammurabi 200: `` si un señor le ha arrancado un diente a un señor de su propio rango, le arrancarán el diente ''.

El código sumerio
El Código de Ur-Nammu es el código de leyes del Antiguo Cercano Oriente más antiguo recuperado por los arqueólogos. El Código sumerio de 1800 a. C. pertenece a esta tradición legal más antigua y duradera.
El código hitita
Si bien la ley hitita era similar en muchos aspectos a los códigos de la ley Hammurabi, el `` Código ittita '', que contiene doscientos párrafos de regulaciones, demuestra una tolerancia por la inmoralidad sexual con un fuerte énfasis en las preocupaciones financieras. Los hititas cultivaban cebada y trigo, elaboraban una cerveza de cebada. Las piezas de plata circulaban como moneda.
El código asirio medio decretado por Tiglat-Pileser I, emperador de Asiria desde 1115-1077 a. C. Originalmente un código legal que enfatizaba las preocupaciones e intereses sociales del gobierno asirio. Descubierto en 1903 en Ashur en Irak. Escrito en cuneiforme en 15 tablillas de arcilla cocida. Numerosas leyes en los libros bíblicos de Éxodo, Deuteronomio y Levítico han sido robadas del Código Asirio.
El código neobabilónico
Los escritos en el libro bíblico de PROVERBIOS fueron ROBADOS de numerosas fuentes:
Las palabras de Ahiqar
Ahíqar fue consejero de Senaquerib, rey de Asiria desde 704-681 a. C. En 1906, los arqueólogos alemanes excavaron una copia de sus enseñanzas, inscritas en once hojas de papiro palimpsesto, de los escombros de Elefantina, que hoy es parte de la ciudad de Asuán en el sur de Egipto.

Al que maldice a su padre oa su madre, su lámpara se apagará en la oscuridad. Prov.20: 20

Robado de:
"Quien no se enorgullezca de los nombres de su padre y de su madre, que el sol no brille sobre él". Ahiqar 9: 137

El que perdona la vara odia a su hijo, pero el que lo ama tiene cuidado de disciplinarlo.
Prov. 13:24

Robado de:
`` No retires a tu hijo de la vara, de lo contrario no podrás salvarlo de la maldad ''. Ahiqar 6:81

Con paciencia se puede persuadir a un gobernante, y una lengua suave puede romper un hueso.
Prov. 25:15

Robado de:
Suave es la expresión de un rey, pero es más afilada y fuerte que un cuchillo de dos filos. '' Ahiqar 7: 105
Las enseñanzas de Amen-em-opet
Amen-em-opet, hijo de Ka-nakht, enseñó en Egipto entre 1200 y 1000 a. C. El texto se encuentra en el papiro 10474 del Museo Británico y una parte en una tablilla de escritura en Turín, Italia. Se dice que el papiro proviene de Tebas y se especula que es de los siglos X y VI a. C.

Presta atención y escucha los dichos de los sabios, aplica tu corazón a lo que enseño, porque es grato cuando los guardas en tu corazón y los tienes todos listos en tus labios.
Prov. 17-18

Robado de:
Dale oídos, escucha lo que se dice,
Dales corazón para entenderlos
Déjalos descansar en el ataúd de tu vientre
Para que sean una llave en su corazón.
Amén-em-opet 3:10

No explotes a los pobres porque son pobres y no aplastes a los necesitados en la corte.
Prov. 22:22

Robado de:
`` Protégete de robar a los oprimidos
Y contra la dominación de los discapacitados & quot.
Amén-em-opet 2: 1

Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber agua. Al hacer esto, amontonarás carbones encendidos sobre su cabeza y el Señor te recompensará.
Prov. 25: 21-22

Robado de:
`` Déjalo en los brazos del dios
Llena su vientre de pan tuyo
Para que se sacie y se avergüence. ''
Amén-em-opet 5: 8

No muevas y la antigua piedra del límite ni invadas los campos de los huérfanos, porque su Defensor es fuerte y tomará su caso contra ti.
Prov. 23: 10-11

Robado de:
"No se lleve el hito en los límites de la tierra cultivable
Ni perturbar la posición del cordón de medición
No seas codicioso por un codo de tierra
Ni invadas los límites de una viuda.
Amén-em-opet 7: 12-15

Mejor un poco con el temor del Señor que una gran riqueza con confusión
Prov. 15:16
Mejor un poco con justicia que mucho con injusticia.
Prov. 16: 8

Robado de:
Mejor es la medida que te da el dios,
De cinco mil capturados ilegalmente.
Amén-em-opet 8:19
[Este también huele al Nazareno alimentando a los & quot; cinco mil & quot].

Mejor una comida de verduras donde hay amor que un ternero cebado con odio. Prov. 15:17
Mejor una costra seca con paz y tranquilidad que una casa llena de banquetes, con contiendas. Prov. 17: 1

Robado de:
`` Mejor es el pan cuando el corazón está feliz
Que las riquezas con el dolor.
Amén-em-opet 9: 9

No te hagas amigo de un hombre de mal genio, no te asocies con uno que se enoje fácilmente, o puedes aprender sus caminos y quedar atrapado, Prov. 22: 24-25

Robado de:
`` No saludes a tu acalorado en tu violencia
Ni lastimes tu propio corazón con eso & quot
Amén-em-opet 13: 8

Vomitarás lo poco que has comido y habrás desperdiciado tus cumplidos.
Prov. 23: 8

Robado de:
`` El bocado de pan es demasiado grande, lo tragas y lo vomitas ''.
Amén-em-opet 14:13

No te jactes del mañana, porque no sabes lo que traerá el día.
Prov. 27: 1

Robado de:
`` No pases la noche temerosos del mañana
Al amanecer, ¿cómo es el mañana?
El hombre no sabe cómo será el día de mañana.
Amén-eo-opet 19:11

Muchos son los planes en el corazón de un hombre, pero es el propósito del Señor el que prevalece. Prov. 19:21
En su corazón, el hombre planifica su camino, pero el Señor determina sus pasos.
Prov. 16: 9

Robado de:
`` Una cosa son las palabras que dicen los hombres
Otro es lo que hace Dios ''.
Amén-em-opet 19:15

¿No te he escrito treinta dichos, dichos de consejo y de conocimiento?
Prov. 22:20

Robado de:
`` Mira estos treinta capítulos
Entretienen instruyen
Son los más importantes de todos los libros. & Quot
Amén-em-opet 27: 5

Las enseñanzas de Ptah-Hotep
Ptah-Hotep enseñó alrededor del 2450 a. C., durante la V Dinastía del Antiguo Reino de Egipto. Sus enseñanzas se conservaron tanto en tablillas de arcilla como en hojas de papiro y actualmente se encuentran en la Bibliothéque Nationale de París. Además del libro de Proverbios, muchos de los escritos de los libros de Eclesiastés y Sirach también fueron robados de las Enseñanzas de Ptah-Hotep.
Canciones de amor egipcias
Las canciones de amor egipcias son más de 1000 años más antiguas que las del Cantar de los Cantares. Los paralelos son inconfundibles. El Papiro Harris 500 fue descubierto en Tebas en el Complejo Ramesseum en el Templo de Karnak.
Las visiones de Nefertiti
Tanto los libros bíblicos de "Reyes" como "Daniel" hacen eco del escenario de entretener a un rey junto con la predicción de su caída. El tema del esclavo que sería rey se repite en "La historia de Agar" [Génesis capítulos 16 y 21]. Las visiones de Nefertiti se remontan al reinado del faraón Snefru [2680-2565 a. C.]. Pide a Nefertiti que lo entretenga. Nefertiti predice la caída del Reino Antiguo y el establecimiento de una nueva dinastía por Amen-em-het I [1991-1786 a. C.].
Además, la mayor parte de lo que se escribió en los libros bíblicos de Éxodo, Levítico y Deuteronomio se tomó de lo anterior, NO de "Yavé". Hay xianos que son lo suficientemente estúpidos como para creer que su "Yavé" es el único dios. `` No hay dioses antes que yo ''.

La historia de José y la esposa de Potifero Génesis Capítulo 39. ROBADA de La historia de Anubis y Bata [de origen egipcio].

PARALELOS DE LA HISTORIA DE MOISÉS:
El nacimiento de Sargón
El nacimiento de Horus

1. El factor secreto que rodea al nacimiento
2. La colocación en una canasta de juncos, cubierta con betún.
3. El entorno de un río
4. La recuperación y adopción Gran parte del libro bíblico de SALMOS fue robado de:
El himno al Aton
El Himno al Atón se puede encontrar en la Tumba del Ojo. 1365-1348 a. C.
Las historias de Ba & # 039al y Anat
Inscrito en seis tablillas de arcilla, en escritura cuneiforme en lengua ugarítica. Circa 1400 a. C.
El lamento por Ur
Muchos de los escritos del libro bíblico de Josué fueron robados de:

Las cartas de El Amarna
La estela de Merneptah
Más escritos robados en el libro bíblico de Jueces:

La historia de Aqhat
El diario de Wen-Amon
El almanaque de Gezer
Los libros bíblicos de Samuel y Reyes también contienen mucho material robado de:

Las profecías de Mari
La estela de Mesha
La inscripción de Karatepe
Los Anales de Salmanasar III
El Obelisco Negro de Salmanasar III
Los anales de Tiglath-Pileser III
Los anales de Sargón II
La inscripción de Siloé
La inscripción de Yavne-Yam
Las letras de Lachlish
El Arad Ostraca
Los anales de Senaquerib
Los anales de Nabucodonosor II
Más material robado en los libros bíblicos de Esdras y Nehemías de:

El cilindro de Ciro
Más historias y escritos robados en los libros bíblicos de Job y Eclesiastés:

La historia de Keret
Aquí está la historia original de Job, escrita en lengua ugarítica [escritura cuneiforme], compuesta alrededor del 1400 a. C. por "Ilimilku el escriba". Esta epopeya involucra a "Keret" y al Dios "El". NO a Job y jehova. Las enfermedades y las tragedias familiares de Keret son comparables a la historia de Job. En el cuento original, "Satanás" ni siquiera entró en escena.
El que sufre y el alma
El granjero y los tribunales
El que sufre y el amigo
Como podemos ver en lo anterior, la "religión" cristiana se basa en material robado que ha sido retorcido, deformado y distorsionado para manipular, confundir e incitar al miedo en la humanidad. Ha tomado al DIOS ORIGINAL Y CREADOR DE LA HUMANIDAD EA / ENKI alias SATANÁS / LUCIFER y lo ha convertido en un supuesto enemigo de la humanidad. "Destruiremos a Dios" - Los protocolos de los sabios ancianos de Sion. El cristianismo se ha utilizado para blasfemar, ridiculizar y difamar a los dioses antiguos, crear distanciamiento y enemistad de las deidades legítimas a las que reemplazó con el dios falso & quotYaweh / Jehova & quot. Además, este programa monstruoso se utiliza como una herramienta para crear una mentalidad indefensa. la de un esclavo, para desarmar psicológicamente a la población gentil para que acepte el comunismo, otro programa de hermandad judía.

A menudo se dice que el verdadero mal no puede crear nada. Todo lo del verdadero mal es artificial. En verdad, "Dios" y el "Diablo" están al revés. La base entera de esta religión inmunda está compuesta de material robado. Además, es anti-vida y suicida. No tiene nada de espiritual. El propósito de todo esto es separar completamente a la humanidad del verdadero Dios Creador que es Satanás. Al hacerlo, los alienígenas reptiles y aquellos que trabajan para ellos lograrán el objetivo de esclavizar a la raza humana a través del programa judío del comunismo. Satanás nos da conocimiento y poder. Sin él, la humanidad no tiene nada. El verdadero mal también es conocido como el maestro de la mentira y el engaño. ¿Qué mayor engaño hay para los seguidores de estas estafas religiosas para maldecir y blasfemar contra su propio Creador? Muchas de las religiones paganas antiguas, como los griegos y los romanos, compartían leyendas y panteones. Esto es completamente diferente del cristianismo, que ha trabajado sin descanso y brutalmente para destruir todas y cada una de las demás religiones, afirmando que es la única verdadera.


La Cruz de Jesucristo: esta es la "quinta esencia", la "piedra filosofal"

“Al llegar a él, la Piedra viva, rechazada por la gente pero elegida por Dios y preciosa para él, también ustedes, como piedras vivas, son edificados en una casa espiritual para ser un sacerdocio santo, ofreciendo sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. Porque en la Escritura dice: 'Mira, pongo una piedra en Sion, piedra angular escogida y preciosa, y el que en él confía no será avergonzado jamás'.

Al llegar a él, la Piedra viviente, rechazada por los humanos pero elegida por Dios y preciosa para él. 5 ustedes también, como piedras vivas, están siendo edificados en una casa espiritual para ser un sacerdocio santo, ofreciendo sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Al llegar a él, la Piedra viviente, rechazada por los humanos pero elegida por Dios y preciosa para él. 5 ustedes también, como piedras vivas, están siendo edificados en una casa espiritual para ser un sacerdocio santo, ofreciendo sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.Al llegar a él, la Piedra viviente, rechazada por los humanos pero elegida por Dios y preciosa para él. 5 ustedes también, como piedras vivas, están siendo edificados en una casa espiritual para ser un sacerdocio santo, ofreciendo sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

1 de Pedro 2: 4-6

St. Louis Grignion de Montfort escribió:

Soy una piedra mal pulida,

Crudo y sin adorno,

Para instalarlo en su edificio.

Quiero sufrir en paciencia,

La Cruz de Jesucristo es la verdadera Alquimia, la "piedra filosofal", la "quinta esencia", que los antiguos sabios habían buscado con tanto anhelo.

Es la Ciencia de todas las ciencias: "Esfuérzate entonces por llegar a ser competente en esta ciencia tan importante bajo tu gran Maestro, y comprenderás todas las demás ciencias, porque las contiene a todas en un grado eminente".

Tomado de Amigos de la cruz,

por St. Louis Grignion de Montfort

….
El misterio de la Cruz es un misterio desconocido para los gentiles, rechazado por los judíos y despreciado por los herejes y los malos católicos. Pero es el gran misterio que debes aprender a practicar en la escuela de Cristo, y que solo se puede aprender de él. Buscarás en vano en todas las escuelas de la antigüedad un filósofo que lo enseñó en vano apelarás a los sentidos oa la razón para arrojar algo de luz sobre ello. Solo Jesús, a través de su gracia todopoderosa, puede enseñarte este misterio y darte la capacidad de apreciarlo.

Entonces, esfuércese por llegar a ser competente en esta ciencia tan importante bajo la dirección de su gran Maestro, y comprenderá todas las demás ciencias, porque las contiene a todas en un grado eminente. Es nuestra filosofía natural y sobrenatural, nuestra teología divina y mística, nuestra piedra filosofal, que con paciencia transforma los metales más bajos en preciosos, los dolores más amargos en deleite, la pobreza en riquezas, las humillaciones más profundas en gloria. El que mejor sabe llevar su cruz entre ustedes, aunque en otras cosas no sepa A de B, es el más culto de todos.

El gran San Pablo regresó del tercer cielo, donde aprendió misterios ocultos incluso de los ángeles, y proclamó que no sabía ni quería saber nada más que a Cristo crucificado. Alégrate, pues, cristiano corriente, hombre o mujer, sin escolaridad ni capacidad intelectual, porque si sabes sufrir alegremente, sabes más que un doctor de la Universidad de la Sorbona que no sabe sufrir como tú. ….

Filipenses 3: 8-11

Considero todo una pérdida por el inmenso valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuya causa he perdido todas las cosas. Los considero basura, para ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo una justicia propia que proviene de la Ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que viene de Dios sobre la base de la fe. Quiero conocer a Cristo, sí, conocer el poder de su Resurrección y la participación en sus sufrimientos, llegar a ser como él en su muerte y así, de alguna manera, alcanzar la resurrección de entre los muertos.


¿Cómo se las arregló Nabucodonosor para despedazar a los delincuentes miembro por miembro?

Damien F. Mackey

Respondió el rey y dijo a los caldeos: La palabra mía es firme: si no me revelan el sueño y su interpretación, miembro por miembro serás desgarrado,

y vuestras casas quedarán en ruinas ”.

¿Tenía el rey caldeo a su disposición, como el dios Dioniso, un devoto grupo de frenéticas ménades (mujeres), cuya especialidad era desgarrar a los hombres miembro por miembro?

… [Las ménades] también eran conocidas por ser las más crueles contra los enemigos del dios al que adoraban. Por estar poseídos por la fuerza inusual que provenía del frenesí báquico, podían destrozar a quien se cruzara en su camino, como le sucedió al rey Penteo. 1 de Tebas, que fue desgarrado miembro a miembro por ellos. Y podían derrotar a los ejércitos, porque no podían resultar heridos cuando eran tocados por armas enemigas, pero infligían bajas a sus oponentes arrojándoles el thyrsoi. También se dice que podían cargar objetos pesados ​​sobre sus hombros sin sujetarlos con saltos, y que llevaban fuego en sus cerraduras sin quemarse. Entonces, poseyendo cualidades tan asombrosas, podrían caer sobre las ciudades, volviendo todo al revés, porque nadie podría resistirlos. Y, sin embargo, se dice que las MAENADS fueron encarceladas por el rey Licurgo. 1 (conocido por ser aficionado a cortar a la gente en pedazos y decorar sus puertas con sus extremidades), el primero en oponerse a Dionisio 2, dicen algunos en Tracia.

La clave de esto, creo, debe ser "el foso de los leones" sobre el cual se lee en Daniel 67-27, y, nuevamente, en el cuento de Bel y el Dragón, cuáles dos relatos se relacionan con el único incidente según mi artículo:

¿Estuvo Daniel dos veces en el foso de los Leones & # 8217?

Este incidente ocurrió pocos años después de la muerte de Nabucodonosor, siendo el rey, ahora, Darío el Medo (Daniel 6), que se llama Ciro en Bel y el dragón.

De hecho, los oponentes del rey medopersa fueron desgarrados miembro por miembro, como suelen hacer los leones (Daniel 6:24 cf. Bel, v. 42): “Y antes de que llegaran al suelo del foso, los leones los dominaron y aplastaron todos sus huesos”.

Ashurbanipal, en lugar de Nabuchednezzar II, sería considerado el gran cazador de leones:

Del gran friso del Museo Británico, este detalle representa la caza real del león del rey asirio Ashurbanipal. Es parte del palacio de Nínive y data aproximadamente del 645-635 a. C. Los leones capturados, que habían sido una amenaza tanto para los animales domésticos como para los hombres, fueron liberados uno por uno de las jaulas a una arena rodeada de perros y soldados con escudos altos para evitar que escaparan. Luego fueron fusilados por el rey desde su carro.

Pero eso no importa, dada mi identificación de este Ashurbanipal con Nabuchednezzar (= Nabonidus):

Ashurbanipal y Nabonidus

Tener estos alter egos porque el rey Nabucodonosor II tiene un propósito muy útil.

En relación con el “Nabucodonosor” bíblico, como rey de los sueños, ayuda tener al muy obsesionado Nabonido con los sueños como un alter ego.

También ayuda tener la fase de locura de Nabonido y su ausencia de Babilonia.

Ashurbanipal también ayuda de varias formas.

Hemos descubierto que tenía un foso de leones.

También usó un horno de fuego ardiendo, colocó a su propio hermano en él. Y las campañas egipcias de Ashurbanipal son el eslabón perdido para las atribuidas a Nabucodonosor en el Antiguo Testamento, pero tan mal documentadas en los registros históricos.


El Corán catapulta al malvado Amán de regreso a la era de Moisés

“Si solo los musulmanes pudieran encontrar el nombre" Amán "o algo similar en los registros egipcios ... ya que esto les permitiría afirmar que Amán es de hecho un nombre egipcio, y así poder desconectar el Amán en el Corán del Amán encontrado en el libro bíblico de Ester ”.

Jochen Katz

En términos convencionales, esto (la datación de Amán a la era de Moisés) sería una dislocación del Amán bíblico hacia atrás en el tiempo por aproximadamente un milenio.

Pero eso es lo que el Islam le hace a la historia antigua, una y otra vez. Lo destroza.

Vea, por ejemplo, mi artículo:

Profeta Jonás, Nínive y Mahoma

en el que un supuesto "Mahoma" del siglo VII d. C. afirma ser un "hermano" del profeta Jonás, que en realidad está situado muy atrás en el tiempo antes de Cristo, y tiene conexiones con una "Nínive" que había dejado de existir hace mucho tiempo.

Para una cronología apropiada de Amán y su identidad histórica, ver p. Ej. mi articulo:

El rey Amón y el descenso # 8217 a Aman (Amán)

Ahora, Jochen Katz ha intentado restaurar algo de cordura con respecto a la dislocación coránica de Haman en su artículo, "El engaño de Haman":

Introducción

El Corán contiene varios casos de "compresión histórica", es decir, historias en las que dos o más eventos históricos separados se combinan para crear una nueva historia, o un personaje de una historia se transfiere o se importa a otra historia. Por ejemplo, en el Corán encontramos a Saúl y David en la historia de Gedeón, o un samaritano junto con Moisés en la narración del Éxodo. Se proporciona una lista de muchas más compresiones históricas de este tipo en esta página.

Comentario de Damien Mackey: También podría incluir estas "compresiones históricas" aquí:

A continuación, algunas discrepancias más pequeñas entre el Qur & # 8217an y las escrituras que supuestamente confirma.

Compresiones históricas:

Otras contradicciones en comparación con la Biblia:

Ya sea que el autor del Corán confundiera estas historias y personajes por ignorancia o se fusionaran deliberadamente con un propósito determinado, estas nuevas historias se presentan a los lectores como informes de eventos históricos y, por lo tanto, constituyen errores históricos en el Corán.

Uno de los ejemplos más conocidos de estas aparentes confusiones históricas en el Corán es el personaje de Amán en la historia de Moisés y el Faraón. El faraón y Amán fueron dos de las figuras más peligrosas de la historia de los judíos. Ambos hombres intentaron genocidio contra los israelitas. El faraón dio la orden de matar a todos los bebés varones recién nacidos (Éxodo 1) y Amán conspiró para matar a todos los judíos que vivían en el exilio en Persia (Ester 3). 1 Sin embargo, estos dos eventos se separaron de dos maneras: (a) la distancia geográfica de varios miles de kilómetros entre Egipto y Persia, y (b) una distancia de aproximadamente mil años en la línea de tiempo histórica.

Dado que el personaje de Amán está tan obviamente fuera de lugar en la historia de Moisés y el Faraón, este asunto tiene un alto factor de vergüenza, y los musulmanes aparentemente sintieron la urgente necesidad de encontrar una solución razonable a esta acusación de un error histórico en el Corán. un.

Si solo los musulmanes pudieran encontrar el nombre "Amán" o algo similar en los registros egipcios ... ya que esto les permitiría afirmar que Amán es de hecho un nombre egipcio, y así poder desconectar el Amán en el Corán del Amán que se encuentra en el libro bíblico de Ester.

De hecho, los apologistas del Islam han logrado idear un engaño que ha impresionado y engañado a muchas personas durante los últimos 15 años. Este engaño pasó por tres etapas principales de desarrollo (asociado con Maurice Bucaille, Conciencia islámicay Harun Yahya) y las tres etapas están disponibles en Internet, además de muchas variantes. 2 ….

Como un anticipo de lo que vendrá, permítanme mencionar en esta introducción solo dos detalles de las muchas declaraciones falsas musulmanas sobre este tema.

Maurice Bucaille afirma haber consultado a un prominente egiptólogo sobre el nombre Haman y una posible transliteración de ese nombre en jeroglíficos. Luego escribe:

Para confirmar su deducción sobre el nombre, me recomendó consultar al Diccionario de nombres personales del Reino Nuevo por Ranke, donde podría encontrar el nombre escrito en jeroglíficos, como él había escrito antes que yo, y la transliteración en alemán. Descubrí todo lo que había sido presumido por el experto y, además, me quedé estupefacto al leer la profesión de Amán: "Jefe de los trabajadores de las canteras de piedra", exactamente lo que se podía deducir del Qur & # 8217an, aunque las palabras del faraón sugiere un maestro de la construcción.

A modo de comparación, aquí está la entrada en el diccionario de Ranke:

Obviamente, Bucaille mintió. La transliteración de Ranke no dice "Amán", ni Ranke dice nada acerca de él como "Jefe de los trabajadores de las canteras de piedra". [El significado y las implicaciones de esta entrada se discutirán con gran detalle en las próximas dos secciones de este documento.]

Harun Yahya escribió hace unos diez años: 3

De hecho, el nombre & # 8220Haman & # 8221 fue mencionado en antiguas tablillas egipcias. Se mencionó en un monumento que ahora se encuentra en el Museo Hof en Viena,…

Ésta es otra mentira. No hay ni una sola tablilla egipcia, y mucho menos muchas, en las que se haya encontrado el nombre de Amán, ni el artefacto con la inscripción que supuestamente contiene el nombre de Amán "es un monumento", es un poste de puerta y no dice "Amán". . Lo más irónico es que ni siquiera ha habido un “Museo Hof” en Viena durante más de ochenta años.

Toda la historia es un engaño de principio a fin. ….

Comentario de Damien Mackey: Leer la totalidad de Jochen Katz artículo.


Об авторе

Предварительный просмотр книги

Relojes de sol - René R. J. Rohr

CAPÍTULO UNO

Historia del reloj de sol

En Europa, el comienzo de la gran aventura humana tuvo lugar en medio del gélido entorno de una edad de hielo. Se puede intentar imaginar paisajes vírgenes y crudos, enmarcados por un cielo más a menudo gris que soleado, pero siempre bañados por el aire fresco de la madrugada, aquí y allá se ven pequeños grupos de hombres rechonchos errantes, hombres cuyas miradas primitivas se sugieren para nos de Heidelberg a Cromagnon por una exigua colección de restos fósiles.

Desde el amanecer hasta el anochecer, estos remotos antepasados ​​nuestros tuvieron que luchar sin cesar por sobrevivir, contra el hambre, el frío y los diversos peligros que una naturaleza despiadada puso en su camino. Desde el amanecer hasta el anochecer, de hecho, porque era el único tiempo que conocían. El ritmo del día y la noche que había regulado toda la vida en la tierra durante mil millones de años, desde la vida de las algas hasta la de los árboles y el poderoso mamut, era también el ritmo de su vida. No nos han dejado nada para presenciar este hecho, pero sabemos que no podría haber sido de otra manera. Durante miles de años, el amanecer y el atardecer fueron las únicas señales de un cambio en su actividad. Un eco remoto de este estado elemental de cosas resuena a través de la Biblia donde el libro del Génesis (1: 5) nos trae en sus primeros versos la frase lapidaria:

Dios llamó a la luz Día y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

Pasaron dolorosamente miles de años y el hombre no pereció. De hecho, floreció y de repente tiene en la mano una herramienta: una herramienta pobre, una piedra, un pedernal crudo o toscamente tallado. Pero el hombre que lo sostenía no sabía que él y toda la humanidad acababan de dar un paso decisivo. Hubo muchos más pasos antes de que llegara el gran día en que se estableció la vida estable.

De forma gradual pero oscura, el hombre se enfrentó a una nueva necesidad. Todo ser primitivo teme los peligros ocultos de la oscuridad. Y cada vez que un hombre tenía que dejar su tienda de pieles o las chozas de su tribu para ir a algún lugar remoto, tenía que poder determinar cuándo debía regresar para no ser atrapado en el camino al atardecer. Sin duda, desde que pasó su vida al aire libre, el hombre desarrolló el hábito de observar el curso diario del sol y probablemente había aprendido que podía alejarse del grupo mientras saliera el sol pero que tenía que estar en guardia de en el momento en que empezó a bajar. Su experiencia debe haber seguido el progreso de sus herramientas. Se dio cuenta de que la sombra de los árboles se acortaba en la primera parte de cada día y se alargaba más tarde. Ciertamente, el instante de transición entre estos dos movimientos debe haber jugado pronto un papel importante en la lenta pero progresiva organización de su vida. Fue el primer paso, aún vacilante, hacia la vida frenética y dominada por el reloj de sus remotos descendientes en el siglo XX.

FIGURA 1 El gnomon - aquí un obelisco. Su sombra tiene la misma longitud dos veces en un día: una por la mañana, otra por la tarde.

Pero, ¿no podemos ir un poco más lejos e imaginar que el hombre primitivo había aprendido a explotar los cambios en la longitud de su propia sombra? O más bien que, a medida que su inteligencia se agudizaba, tuvo tiempo, a través de los años, para pensar en usar una vara de una longitud determinada, cuya sombra, colocada verticalmente, podría ayudar a fijar el momento en el que debería encontrarse con un compañero equipado. , quizás, con el mismo instrumento.

Este instrumento habría sido el primer gnomon, cuyo principio se utilizó siglos después, cuando los pueblos de las orillas del Mediterráneo erigieron los primeros obeliscos de piedra en las grandes plazas de sus ciudades. Los museos rebosan de todo tipo de implementos del Neolítico: se han encontrado miles de pedernales en copos, pero una simple vara, además de muy perecedera, probablemente sería un objeto demasiado sencillo para llamar la atención.

Todo esto, sin duda, es pura conjetura. Pero, felizmente, el progreso no es simultáneo en todas partes. ¿No tenemos que ayudarnos en este tipo de investigación entre las reservas de hombres primitivos del siglo XX en Australia, Melanesia y Nueva Guinea, muchas muestras de tribus que aún no han pasado del Neolítico? Y la observación de sus costumbres tiende a apoyar la hipótesis que acabamos de proponer.

De hecho, si la búsqueda de pistas positivas sobre la medida del tiempo resulta tan difícil para las primeras etapas de la civilización humana, los arqueólogos que han estudiado el mismo problema durante las primeras eras de la historia no están en mejor posición. No hay duda de que el gnomon fue el primer instrumento utilizado para medir el tiempo por varios pueblos y que para ello utilizaron la longitud de la sombra y no su dirección. Gnomon es una obra griega que significa puntero. A diferencia de nuestros relojes mecánicos, no se podía utilizar para delimitar un intervalo o lapso de tiempo, sino que indicaba un momento dado (Figura 1).

La simplicidad intrínseca de cualquier aparato utilizado para este propósito hace que su identificación entre otros objetos encontrados en una excavación sea bastante difícil. Además, los estudiosos se han enfrentado a un problema aún más difícil de alcanzar, ya que los hallazgos son escasos y están poco esparcidos geográficamente. Por lo tanto, se ven obligados a confiar en documentos escritos o intentar interpretar lo más correctamente posible el propósito de los implementos descubiertos cuando este propósito parece estar relacionado con su campo especial de estudio.

A tientas a través de la historia con este hilo de Ariadna, aprendemos de los papiros que alrededor de 1450 a. C. se usaban en Egipto gnomones en forma de obeliscos para medir el tiempo y establecer calendarios. Incluso antes, Thutmosis III (1501 a 1448 aC) había llevado consigo en sus viajes un dial portátil, cuya naturaleza no conocemos, podría haberse parecido a un objeto encontrado y fechado como perteneciente a la misma época y que es el reloj de sol más antiguo conocido. Este objeto no se parece en nada a un gnomon, aunque está construido según el mismo principio. Consiste en un trozo de piedra en forma de L de unos 30 cm de largo, que soporta en su extremo pequeño una segunda piedra de la misma longitud, pero recta y perpendicular a ella. Todo estaba orientado en un plano horizontal como se indica en figura 2, es decir, el largo tallo de la piedra en forma de L se colocó frente al sol. Este tallo estaba cubierto por la sombra del travesaño y en su superficie estaban grabadas divisiones que indicaban las horas, según la altura del sol. La duración de estas horas no podía ser constante de un día a otro debido a la variación de la declinación del sol durante el transcurso de un año.

El hilo cronológico de Ariadna que nos hemos propuesto seguir nos lleva de Egipto a China, mil años antes de Cristo. Según documentos antiguos de este país, el gnomon se usaba comúnmente como instrumento para las observaciones astronómicas. Los chinos no solo habían logrado localizar el meridiano astronómico con su ayuda, sino que también habían logrado fijar las fechas de los solsticios e incluso habían calculado la inclinación de la eclíptica en el plano del ecuador. El valor de esta inclinación es de 23 ° 27 ′ en números redondos el resultado obtenido en China fue de 23 ° 54 ′, una estimación muy respetable considerando los medios utilizados para obtenerla. No hace falta decir que tal trabajo no se puede improvisar, por lo que estamos justificados al pensar que los gnomons deben haber estado en uso en China desde tiempos muy antiguos. Destaquemos que lo que hemos estado discutiendo aquí son las primeras apariciones del gnomon en registros escritos. Estos registros también nos dicen que las observaciones astronómicas se iniciaron en China en la era de Yao, un emperador envuelto en leyendas, que vivió en el siglo XXIII antes de Cristo se dice que hizo ejecutar a dos de sus astrónomos porque no pudieron predecir un eclipse de sol.

FIGURA 2 Esfera egipcia de la época de Tutmosis (siglo XV aC). La esfera más antigua conocida

FIGURA 3 El diámetro aparente del sol se ha exagerado enormemente para mostrar la disminución de la nitidez del borde de la sombra con el aumento de la altura del gnomon.

Las mismas fuentes también revelan que el gnomon perforado se conocía en China desde los tiempos más remotos. Los pueblos que vivían a orillas del Mediterráneo descubrieron este instrumento y su uso mucho más tarde. Allí se atribuyó su invención al astrónomo árabe Ibn Junis que vivió a finales del siglo X d.C.

A medida que el gnomon aumenta, la determinación del tiempo por este medio se vuelve más precisa. Pero como el sol no es un punto sino un disco con cierto diámetro aparente, el borde de esta sombra carecía de definición por la penumbra que lo rodeaba (figura 3). Para superar esta dificultad, los chinos instalaron un disco circular, a través del cual se perforó un agujero redondo, en la parte superior del gnomon. La sombra que quedaba en el suelo formaba una pequeña mancha redonda, la imagen del sol, cuyo centro podía determinarse fácilmente (figura 4). Finalmente, alrededor del año 500 a. C., la ley prescribió una altura uniforme para todos los gnomones chinos bajo la amenaza de severas sanciones.

La ausencia de documentos escritos entre las otras naciones no prohíbe la posibilidad de que el gnomon también fuera conocido allí. Hasta bien entrado este siglo, por ejemplo, no conocíamos la antigua esfera egipcia del siglo XV a.C. mencionada anteriormente.

Entre los hindúes, se encuentran desde tiempos remotos gnomones rodeados de círculos concéntricos que facilitaban la determinación del verdadero sur, es decir, el meridiano. Volveremos a esta técnica, que todavía se utiliza bastante. Este gnomon fue rápidamente adoptado por otros pueblos de la época y el término círculos hindúes, con el que se le designa actualmente, no deja lugar a dudas sobre su origen.

En Mesopotamia, los babilonios y luego los caldeos gozaron de una gran reputación como astrónomos. Herodoto describe en su Historia (siglo V aC) la asignación anual de tierras en Egipto y el conocimiento de la gometría derivado de ella, un conocimiento que los griegos importaban a su propio país. Dice que los griegos aprendieron de los babilonios el uso de los polos, del gnomon y de la división del día en doce partes (11, 109).

En las raras referencias a relojes de sol en los textos de esa época, la palabra polos aparece aquí por primera vez. Herodoto parece hacer una distinción entre los polos y el gnomon. A lo largo de los siglos, la palabra polos ha entrado en el lenguaje de los gnomonistas de algunos países para designar diales en los que la dirección del estilo es paralela al eje de rotación de la tierra o nuevamente para designar el estilo en sí cuando está orientado de esta manera en lugar de a lo largo de la vertical como es el caso del gnomon. Aquí hay una gran diferencia. De hecho, como veremos, debido a la declinación del sol, ninguno de los antiguos gnomones discutidos hasta ahora pudo dar resultados constantes a lo largo de las estaciones del año. La longitud de la sombra a una hora determinada de un día no se corresponde con la de la misma hora del día siguiente. Habrá poca diferencia entre ellos en los solsticios, pero será considerable durante los equinoccios entre un día de verano y un día de invierno; no hay comparación posible. Sobre el polos diales, sin embargo, con el estilo paralelo al eje del mundo, la lectura de las horas se realiza con la misma precisión a lo largo de las estaciones. As que podemos suponer que lo que Herodoto llama un polos Es un dial que pudo haber existido en Egipto en su época pero del que no se ha conservado ninguna información.

FIGURA 4 El gnomon perforado arroja una mancha elíptica de sombra con una elipse brillante en su interior cuyo centro es fácil de determinar

FIGURA 5 Esfera porbable egipcia del siglo VI a. C. Observamos su aspecto decididamente mesopotámico, que le dan los escalones. No es imposible que el altar del rey Acaz mencionado en la Biblia en IV Reyes tuviera esta apariencia.

Debemos recordar en relación con la atribución de relojes de sol de Herodoto a los babilonios que no estaba dispuesto a verificar todos los elementos de información que se le proporcionaron durante el curso de sus viajes. Teniendo en cuenta el alto nivel de la cultura griega en los días de Herodoto y la inmensa contribución del pensamiento griego al dominio de las matemáticas, podemos postular que, a pesar de la rareza de las sugerencias en los documentos escritos, el gnomon había sido conocido por los griegos desde hace algún tiempo. En cualquier caso, en 560 a. C., y por tanto durante la vida de Herodoto, Anaximandro de Mileto instaló un reloj de sol en Lacedemonia, cuya naturaleza desconocemos. Podemos suponer que, al igual que los chinos, los griegos usaban el gnomon como instrumento de observación alrededor del año 600 a. C.

También sabemos que en la vida de Herodoto se usaban en Egipto pequeños diales portátiles de una forma peculiar: la sombra de un borde caía sobre un plano horizontal dividido en horas o sobre los escalones de una pequeña escalera, o en ocasiones sobre ambos al mismo tiempo. al mismo tiempo. En este último caso, su forma sugiere ciertas formas de arquitectura egipcia o incluso, a causa de sus pasos, los zigurates de las antiguas ciudades de Mesopotamia (Figura 5). (Volveremos en breve a la fuerte probabilidad de que estos objetos tengan un origen caldeo.) Una muestra posterior de este tipo de esfera, del siglo IV a. C., presenta una clara mejora con respecto al tipo anterior. La sombra caía sobre un plano inclinado, en el que se habían trazado líneas escalonadas en horas a lo largo de la línea de la pendiente más pronunciada de tal manera que la escala de cada línea correspondía a un mes determinado del año. La figura 6 muestra una representación esquematizada de esta esfera, la primera en la historia de la gnomónica que tiene en cuenta la declinación solar (la altura cambiante del sol al mediodía durante el año). Estos últimos diales egipcios implican, al igual que el anterior en la figura 2, que el borde de la sombra se había orientado primero hacia el sol.

FIGURA 6 Una esfera egipcia portátil del siglo IV a. C. La hora se lee en la columna del mes entre las líneas convergentes. Si el este está a la izquierda de la figura y si es el mes de mayo, acabamos de pasar el primer tercio de la tercera hora del día

Cabe destacar que habían transcurrido mil años entre el dial que se muestra en figura 2 y las de las figuras 5 y 6, y que durante ese tiempo obviamente los relojes de sol habían estado en uso constante. Pero no sabemos absolutamente nada sobre ellos debido a la escasez de hallazgos gnomónicos en Egipto.

La presencia de escalones en el dial de La figura 5 puede servir para aclarar algunas declaraciones desconcertantes en la Biblia acerca de un reloj de sol perteneciente a cierto rey Acaz, que reinó en Judea desde 740 hasta 728, dos siglos antes de la aparición conocida del dial escalonado en Egipto:

E Isaías dijo: "Esta es la señal para ti de parte del Señor, que el Señor hará lo que ha prometido: ¿avanzará la sombra diez pasos o retrocederá diez pasos?

Y Ezequías respondió: Fácil es que la sombra se alargue diez pasos; antes bien, que la sombra retroceda diez pasos.

Y el profeta Isaías clamó a Jehová, y él hizo retroceder la sombra diez pasos por los cuales el sol se había puesto en el cuadrante de Acaz. (Reyes 20: 9-11)

En otra parte, leemos (Isaías 38: 8):

. He aquí, haré que la sombra proyectada por el sol poniente sobre el cuadrante de Acaz retroceda diez pasos. De modo que el sol volvió sobre el cuadrante los diez pasos por los que había declinado.

En el libro de Sirach o Eclesiástico (en los Apócrifos) encontramos otra alusión (Ecclus. 48:24) a este famoso dial de Acaz:

En sus días el sol retrocedió y alargó la vida del rey.

Lo único que aprendemos con certeza de estas citas es que el dial de Acaz estaba provisto de escalones. Pero una lectura atenta del Libro de los Reyes nos permite hacer algunas inferencias adicionales. De hecho, en un momento en que Acaz estaba en guerra tanto contra los Ara-mean como contra los israelitas, pensó que sería apropiado llamar en su ayuda a Tiglat-pileser, el entonces todopoderoso rey de Asiria. Ocurrió que este último, también comprometido en una campaña de guerra, había ocupado la ciudad de Damasco durante casi diez años. Los dos reyes acordaron encontrarse en esta ciudad y, cuando llegó Acaz, lo llevaron a un altar que le interesó a tal punto que, según II Reyes 16:10, 11:

Cuando el rey Acaz fue a Damasco para encontrarse con Tiglat-pileser, rey de Asiria, vio el altar que estaba en Damasco. Y el rey Acaz envió al sacerdote Urías un modelo del altar y su diseño, exacto en todos sus detalles.

Y el sacerdote Urías edificó el altar de acuerdo con todo lo que el rey Acaz había enviado desde Damasco, así que el sacerdote Urías lo hizo antes de que el rey Acaz llegara de Damasco.

Hay dos posibilidades. O este extraordinario altar de Damasco ya era una antigua maravilla - digamos, desde antes de la guerra de Acaz, al menos - que fue


Ver el vídeo: Tiglath-Pileser III: Digging for Truth Episode 121


Comentarios:

  1. Jael

    En él algo es. Gracias por una explicación. No lo sabía.

  2. Eurymachus

    caramelo

  3. Toryn

    un gran tema

  4. Mohn

    Lo siento, pero en mi opinión, estás equivocado. Propongo discutirlo. Escríbeme en PM, te habla.

  5. Birdoswald

    si se sorprende por el viento?

  6. Ronan

    Para ser honesto, al principio no lo entendí completamente, pero la segunda vez que lo obtuve, ¡gracias!



Escribe un mensaje